Discurso de Almagro

Luís Almagro

La dictadura en Cuba es probablemente el ejemplo más perfecto de la mitología de la miseria y las violaciones de Derechos Humanos.
Que el pueblo de Cuba recupere la soberanía es fundamental en un continente que definitivamente no debe albergar dictaduras, ni crímenes de lesa humanidad, ni condiciones sociales insostenibles para su pueblo.
El fin de la dictadura implica que el proceso de la revolución que introdujo un sistema fracasado debe dejar paso a nuevas oportunidades para la gente en el disfrute de sus derechos, debe dejar paso a que la gente pueda ser libre, sin control total de la vida pública y privada por parte de un estado totalitario y corrupto.
La dictadura cubana ha fracasado en lo que significa acceso a derechos y equidad, ha fracasado su sistema productivo, ha fracasado su manejo financiero, ha fracasado su manejo de la economía.
La única forma de licuar sus deficiencias sociales es empujando a su gente al exilio. Se trata de un sistema que es incapaz de dar trabajo digno y honesto a su gente, que es incapaz de abrir su juventud a iniciativas, incapaz de generar un sistema productivo competitivo e incapaz de lograr soluciones para las más simples cuestiones financieras, como el funcionamiento de una tasa de cambio real.
La revolución castrista ha sobrevivido sobre la base del parasitismo, primero de la Unión Soviética y segundo lugar Venezuela.
Es un parasitismo extremo, porque aún después de haber, por ejemplo, matado a la revolución volivariana la sigue succionando en su beneficio.
Es el consepto fundamental de la revolución jinetera, vivir de lo que sacan de otros aún de la manera más sórdida, aún por brindar los servicios más infames como reprimir, hacer inteligencia represora interna o torturar.
Es imprescindible que la dictadura caiga porque es la única forma de terminar con la impunidad en materia de corrupción, de violaciones de Derechos Humanos y crímenes de lesa humanidad en la isla.
Es la única forma de visibilizar sus mentiras y la fachada que tratan de presentar al mundo, como la farsa de elecciones, o como el ilegítimo referéndum constitucional, sin garantías de los derechos políticos y civiles, y cuyos resultados serán ilegítimos.
Es necesario terminar con una revolución que costó la vida de gente en decenas de miles de ejecuciones. Esos ciudadanos cubanos fueron ejecutados por tener una diferente opinión política.
La revolución castrista en sus seis décadas de vida, jamás ha permitido a los cubanos y a las cubanas pensar, elegir y decidir libremente. La libertad individual más básica es inexistente en la isla.
El régimen cubano es un sistema que se sostiene en la represión interna incluso de los movimientos más pacíficos y pacifistas de todos, como las Damas de Blanco. Sobrevive del escarmiento político a través de la prisión de opositores, del amedrentamiento político a través de la amenaza y la tortura. Un régimen que no admite ser juzgado y no admite el menor escrutinio por su propio pueblo, un régimen en el cual silenciar las voces disidentes es la forma de sostener la impunidad de los dictadores.
Las dictaduras contaminan, contaminan los sistemas políticos democráticos con prácticas autoritarias en politicos, partidos políticos, grupos de presión y sindicatos. Contaminan con corrupción, llevando a un extremo la lógica de financiamiento espurio de campañas y partidos. La cubana fue la primera dictadura en el continente que se introdujo en el narcotráfico y en el crimen organizado, como demostró el fusilamiento del General Ochoa, mártir de la revolución o paladín del narcotráfico castrista.
El legado de esta dictadura es nefasto. Nos deja miles de ahogados y desaparecidos en el mar, millones de exiliados/migrantes, nos deja los marielitos, y también nos deja varios intentos revolucionarios fracasados en toda América Latina con un altísimo costo de muerte, violaciones de Derechos Humanos y sufrimiento de la gente. Su gran legado es la gente muriéndose en el mar. Su legado son los fusilamientos, las víctimas de la tortura, los asesinatos extrajudicial…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s