A degüello

Por años… he reflexionado sobre el acto que marcaria nuestra historia para siempre. Cuando un grupo de cubanos dirigidos por José Antonio Echeverría Bianchi, intentaron tomar mediante una acción heroica la emisora Radio Reloj y el Palacio Presidencial. El objetivo era claro, ajusticiar al dictador Fulgencio Batista. Siempre pensé, que fue una tarea bravía, pero demasiado riesgoso como para lograr su cometido. Era sin dudas una pelea muy desigual y prácticamente imposible de salir victorioso. Los motivos eran justos y razonables. Por una parte, estaba Batista violando los derechos civiles y políticos de todos los cubanos. Por la otra, la dignidad de los hombres buenos y justos, no les permitía tolerar por mucho más tiempo la dictadura que oprimía al pueblo de Cuba.
José Antonio (Manzanita) Echeverría Bianchi fue uno de los dirigentes revolucionarios más destacados que tuvo la juventud cubana y, muy especialmente, el Movimiento Estudiantil Universitario. Fue el primer hijo del matrimonio formado por Antonio Echeverría González y Concepción Bianchi Tristán. Nació el 16 de julio de 1932 en Cárdenas, Matanzas. En esta misma ciudad transcurrió su niñez, cursó los primeros estudios y se graduó de Bachiller en Ciencias.
Luego se trasladó a La Habana e ingresó en la Universidad donde se matriculó en la carrera de Arquitectura, en el curso 1950-51. Se opuso al gobierno de Carlos Prio Socarras, realizó tareas organizativas y se consolidó como dirigente a nivel estudiantil. En septiembre de 1954, fue electo presidente de la Asociación de Estudiantes de la Facultad de Arquitectura e integró parte de la FEU. En 1955 volvió a ser reelecto para este cargo.
A finales de ese mismo año fundó junto con otros compañeros, el Directorio Revolucionario, organización clandestina estudiantil para combatir a la dictadura de Fulgencio Batista. El Directorio Revolucionario se convirtió en la organización más representativa del estudiantado cubano como sector social en el campo de la lucha contra la tiranía. Bajo la dirección de Echeverría las acciones estudiantiles se intensificaron, a diario se producían en todo el país manifestaciones, mítines y paros que generalmente desembocaban en choques sangrientos con la policía.
A mediados de 1956, José Antonio, salió hacia Chile para participar en un congreso de estudiantes latinoamericanos. También recorrió varios países en los cuales denunció el régimen de Batista y divulgó sus ideas revolucionarias. En agosto de ese mismo año viajó a México para sostener una reunión con el que más tarde traicionaría a todos sus compañeros de lucha, al pueblo de cuba y, se convirtiera en el peor dictador de la Historia, Fidel Castro, en la que también participaron Faure Chomón y Fructuoso Rodríguez por el Directorio Revolucionario, entre otros dirigentes del Movimiento 26 de Julio, como el Jefe de Acción y Sabotaje de la provincia de Oriente, Frank País.
Esta reunión se realizó con el objetivo de coordinar los planes de acción de ambas organizaciones con respecto a la lucha armada que se llevaría a cabo en la isla a partir de ese momento. A raíz de estas conversaciones Fidel Castro y Echeverría suscribieron un documento llamado Carta de México o Pacto de México, que constituyó un paso de extraordinaria importancia en la unificación de las fuerzas revolucionarias que llevarían a cabo el derrocamiento del dictador Batista.
Finalizada esta reunión en México, Echeverría, Faure, Fructuoso y Frank País regresaron a Cuba. Luego de esta reunión y estimulados por sus resultados las fuerzas revolucionarias intensificaron sus acciones a finales de 1956.
Como consecuencia de la intensificación de las acciones revolucionarias en las ciudades y para darle seguimiento a lo pactado en la Carta de México, el 13 de marzo de 1957 Echeverría junto a los otros dirigentes del Directorio Revolucionario decidieron atacar el Palacio Presidencial para eliminar al dictador Fulgencio Batista y por otro lado tomar la emisora Radio Reloj para divulgar los hechos. Al terminar la operación de Radio Reloj y cuando se dirigían a la Universidad de la Habana, el auto donde viajaban tuvo un encuentro con una perseguidora y se entabló un combate, en el que falleció José Antonio Echeverría.
Estos cubanos prefirieron morir peleando contra el régimen que los oprimía, antes de vivir siendo víctimas de la afrenta diaria que la dictadura realizaba con toda la desfachatez del mundo. El grito de “Corneta… toque Ud. a degüello“, se escucharía una vez más en nuestra patria. Legado que nos dejaran nuestros mambises, cuando lucharon contra el régimen opresor, colonial y esclavista español.
En estos tiempos actuales el pueblo de Cuba se encuentra en una situación muy parecida a aquellos años, solo que mucho peor. La dictadura castro-comunista ha creado todas las condiciones para hacer creer que son los dueños de Cuba y, así permanecer en el poder a toda costa. Sin tener en cuenta de que el pueblo de cuba necesita continuar avanzando hacia la democracia, la civilización y, estar a tono con estos tiempos. El régimen de los castro viola todos los Derechos Humanos y, libertades fundamentales de los ciudadanos cubanos, encarcela a los activistas pacíficos, convirtiéndolos así, en prisioneros políticos, y elimina toda competencia política, crea constituciones, leyes y ordenamientos jurídicos arbitrarios para sostener su dictadura e impidiendo que los cubanos vivan dignamente.
Por eso es sumamente necesario que los cubanos tomen conciencia de la pésima realidad a lo que nos han sometido, tengan en cuenta de que el régimen no padece de la escases y necesidades que sufre el pueblo, que evalúen bien cuál es el aporte que cada cubano debe brindar en esta lucha necesaria, la importancia que hay en no continuar permitiendo al régimen que dirija y administre a nuestro país y alcen su voz contra todos los desmanes cometidos por la dictadura castro-comunista.
Ahora en estos momentos y, como nunca antes, los cubanos debemos unir nuestras fuerzas para derrocar al régimen que nos oprime, que desconozcamos su sistema de gobierno, que rechacemos la constitución comunista de 1976, que digamos NO al Proyecto Constitución que quieren implantar para continuar en el poder y así mantener la opresión y represión contra todos los ciudadanos cubanos. Como dijo Federico Engels. “Estado no es más que un aparato de opresión de una clase contra la otra“…
Luchemos por el bienestar de nuestra Patria. Por una verdadera democracia y por el respeto a los Derechos Humanos de todos los cubanos y su descendencia. VOTA NO A LA CONSTITUCION CASTRO-COMUNISTA. Es arbitraria para todos los cubanos.

Los médicos no han sido los únicos explotados

Los profesionales de la Salud no fueron los primeros en padecer un
régimen de esclavitud organizado por el propio Gobierno cubano. Mucho antes y sin el ruido mediático provocado por la polémica salida de Brasil de (Mais Médicos), los marinos han sido víctimas invisibles de los mismos abusos de parte del Estado.

De esta peculiar red “legal” de trata humana da fe Rolando Amaya (nombre ficticio), un exmarino con larga singladura. Ingeniero mecánico graduado de la Academia Naval, laboró por varios años como maquinista
en la flota mercante perteneciente a la Empresa de Navegación Mambisa, la gran
naviera creada por Fidel Castro para transportar mercancías desde y hacia la Isla, principalmente en función del activo comercio que existía entonces con el
desaparecido Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME) soviético.

“En el contrato se ve claramente que mi salario decía lo que
debía ganar, lo que me pagaban a bordo y lo que era enviado a Cuba como (Remesa familiar) que era la manera eufemística que usaban para nombrar el dinero con que ellos se quedaban e iba a parar al Gobierno, o no sabe a quién o a dónde”

Rolando ha conservado durante años algunos de los documentos o
contratos que firmó con la estatal Selecmar, a fin de apoyar su testimonio y “para que se sepa la verdad de la explotación que sufren los marinos”.

Las “remesas familiares” y otros descuentos reflejados en la documentación de Rolando constituían nada menos que el 80% del salario mensual que pagaba la compañía extranjera por el trabajo del marino. Por tanto, tanto él como el resto de los así contratados solo accedía al 20% restante.

En los años 70 y 80 los marinos cubanos eran considerados como una
casta de privilegiados. Por una parte, tenían la posibilidad de viajar por el mundo mientras la mayoría de los nativos vivían el encierro insular
obligatorio. Por otra, porque de alguna manera se las arreglaban para importar
(de contrabando) ropa, zapatos y otros productos del mundo capitalista con los
que la mayoría de la población no podía siquiera soñar.

En 1982 se estableció que una mínima parte del pago de los marinos
se efectuase en divisas. A partir de ese momento, recuerda Rolando, los marinos
comenzaron a percibir 1 dólar por día de navegación, cifra que se duplicó aproximadamente a partir de 1985.

Al final de cada viaje, la divisa se descontaba del salario en moneda nacional y, si no consumían esa asignación, podían cobrarla en forma de
“certificados” ( chavitos) que les permitían hacer compras en varias tiendas especializadas a las que accedían también los técnicos
extranjeros, en su mayoría rusos, que residían temporalmente en Cuba.

Estos establecimientos estaban vedados al resto de la población y, de hecho, permanecían cerrados y con gruesas cortinas tras las
vidrieras, de manera que era imposible vislumbrar aquellos productos a los que no podía acceder el común de los mortales.

Médicos cubanos demandan

Médicos cubanos que estuvieron en Brasil demandan a organización regional, alegan trabajo forzado.

POR NORA GÁMEZ TORRES

30 de noviembre de 2018 01:21 PM

Actualizado 30 de noviembre de 2018 06:47 PM

Médicos cubanos que abandonaron el programa Más Médicos en Brasil demandaron a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), alegando que la entidad participó y se benefició de lo que ellos consideran un esquema de trabajo forzado.
La demanda, presentada el viernes en el tribunal federal de Miami, alega que la OPS “proveyó … y se benefició del trabajo forzado y el tráfico de más de 10,000 médicos y y profesionales de la salud en Brasil desde el 2013 y el presente”. La OPS habría enviado a Cuba cerca de $1,300 millones pagados por el gobierno de Brasil y habría obtenido $75 millones por servir de intermediaria en el programa Más Médicos (Mais Médicos).
De esos $1,300 millones, los médicos cubanos sólo habrían recibido $125 millones, alega la demanda.
“Somos un instrumento monetario para que el gobierno llene sus arcas de dinero y nosotros sigamos siendo esclavos de ellos”, dijo la doctora Ramona Matos en una conferencia de prensa el jueves en la sede de la alcaldía de la ciudad de Doral.
Top of Form
Bottom of Form
Matos relató que cuando fue parte del programa en Brasil en el 2014, las autoridades cubanas le pagaron mensualmente $400 en Brasil y $600 en una cuenta “congelada” en Cuba, a la cual los médicos no tenían acceso hasta que regresaran a la isla.
“Los cubanos éramos controlados por un asesor de la OPS, nos nos dejaba salir del lugar, no podíamos visitar Brasilia. Todos los demás [médicos de otras nacionalidades que participaban en el programa] salían pero a nosotros no nos dejaron visitar nada”, dijo.
Otra doctora cubana, Tatiana Caraballo, quien estuvo tres años en el programa en Brasil, relató que las autoridades cubanas la acosaron cuando llevó a uno de sus hijos a vivir con ella en ese país. Caraballo dijo que el gobierno brasileño le otorgó una visa a su hijo por tres años, pero que al regreso de una de sus vacaciones en Cuba, las autoridades cubanas “le obligaron” a firmar una extensión de su contrato en el que incluían como condición que no podía llevar a su hijo más de tres meses continuos a Brasil, o perdería el contrato y el dinero de la cuenta en Cuba.
“Fue un asedio constante hasta que decidí abandonar la misión y pedir asilo” en Estados Unidos, dijo Caraballo, a través del Cuban Medical Professional Parole Program, eliminado por el ex entonces presidente Barack Obama en enero del 2017. “Al mes de estar en Estados Unidos, mi familia fue desalojada, mi hija y mamá, de una casa construida con mi dinero. Fueron puestas en la calle… porque yo había traicionado a la patria”.
Matos, Caraballo y otros dos médicos son los primeros demandantes en lo que los abogados del caso presentaron como una demanda colectiva. Si el tribunal certifica ese estatus, podrían unirse los cerca de 3,500 médicos cubanos que ahora residen en Estados Unidos y que participaron en ese programa. El tribunal podría decidir en el futuro si permite unirse a la demanda a médicos cubanos que todavía están en Brasil, explicó Samuel J. Dubbin, el abogado principal del caso.
Más Médicos fue un programa creado por el gobierno de la entonces presidenta Dilma Rousseff para contratar a médicos cubanos para ofrecer servicios en zonas remotas de Brasil. Según documentos oficiales, inicialmente Brasil pagaba $4,000 por cada médico. El gobierno de Cuba, a su vez, pagaba $1,000 a los médicos. La demanda alega que el gobierno cubano se quedaba hasta con 85 por ciento de los pagos hechos por Brasil.
El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó el miércoles que su gobierno ofrecerá asilo político a los miles de médicos cubanos que no deseen regresar a su país tras la decisión de Cuba de suspender el programa Más Médicos.
La exportación de servicios médicos es una de las principales fuentes de ingresos para el gobierno de la isla. Los contratos son firmados por la Sociedad Mercantil Cubana Comercializadora de Servicios Médicos Cubanos. Actualmente, Cuba tiene 36,000 profesionales en 67 países en las llamadas “misiones de colaboración”. De ellos, 18,000 son médicos, dijo Yaira Jiménez, vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores en un video publicado en YouTube el miércoles.
Los demandantes alegan que la constitución de la OPS, un organismo de las Naciones Unidas, con sede en Washington DC, no justifica que la agencia se beneficie de un esquema que viola leyes internacionales y de Estados Unidos. Dubbin cree que los jueces no otorgarán inmunidad a la OPS, como ha sucedido en otras ocasiones con agencias de la ONU, porque su partipación en el esquema de pago del programa Más Médicos no fue accidental, sino deliberada.

Patton, Sangre y Agallas

George Smith Patton, Jr.
(Sangre y Agallas)

Todo el mundo conoce las causas que obligaron a los Estados Unidos de América, a entrar en la Segunda Guerra Mundial…

Mucho tienen que aprender el régimen Castro-comunista, del honor y la valentía de un soldado estadounidense, del calibre de ése gran hombre que dedicó toda su vida a luchar contra los tiranos, el general George Smith Patton, Jr.
Quien no tuvo pelos en la lengua para decir que los comunistas eran unos hijos de perras…

《Toda mi vida desee dirigir una batalla desesperada. Ahora voy a verlo》…
“Patton”

Ahora en estos días, específicamente el 21 de Diciembre, se cumple un aniversario de la desaparición física del general de Ejército de los Estados Unidos de América, Geroge Smith Patton, Jr. Más conocido como:
《Sangre y Agallas》

Mis respetos para todos los Norteamericanos en ésta fecha. Un día 21 de Diciembre, pero de 1971, nací yo… que con el legado de hombres como Patton, continuo luchando contra la tirania que ofende a la civilizacion, la humanidad y, el respeto a los Derechos Humanos.

Almagro dice

《Por éso es… para mí, un honor inagurar la primera de varias conferencias sobre la situación en Cuba. Que tendremos aquí, en la sede, el próximo año. Iniciamos éste día, hablando abiertamente; sin miedo… sobre los crímenes de lesa humanidad en Cuba.
Damos un paso fundamental para hablar del régimen cubano dentro del marco de la Organizacion de Estados Americanos. Presisamente porque no podemos, ni debemos alejar nuestros principios.
Sí somos consistentes con los principios que defendemos; tenemos la obligación de hacerlo.
Tenemos que dar visibilidad a la situación de Cuba. La dictadura que provoca hasta hoy una situación de internalizacion por normalización, por parte de la comunidad internacional. Pero no es normal… no es normal.
El mismo miedo que causa Cuba, y que utiliza para amedrentar a su propia gente, lo utiliza para actuar en la comunidad internacional.
Es tiempo de general consciencia de la realidad de la dictadura más antigua en el emisferio. Es tiempo de iniciar el trabajo… desde la OEA, dejando en claro la ilegitimidad que tiene una dictadura. La falta de respeto que hace esa dictadura del Artículo #1 de la Carta Democrática Interamericana. La falta de respeto del régimen cubano a eso principios, valores fundamentales, libertades y garantías que deben tener todos los ciudadanos de las Américas.
No podemos excluir ninguna nacionalidad, no podemos excluir a Cuba derechos de defender definitivamente ésos valores y ésos principios.
La Carta Democrática Interamericana se aplica a Cuba. Los derechos del pueblo cubano a la democracia son iguales, que los derechos de cualquier ciudadano de las Américas. Tenemos que tener en cuenta la violencia que expande la dictadura cubana. Ponemos un ejemplo, para ser olografico… en Venezuela, este año se registra la presencia cubana en la tortura de personas. Se estima que la presencia cubana en Venezuela es de 46 000 personas. Una fuerza de ocupación, que enseña a torturar, a reprimir, que hace tareas de inteligencia, que hace tareas de documentación civil, que hace tareas de migración.
En Nicaragua también hemos escuchado el testimonio de víctimas de torturas que aseguran que cubanos estuvieron presentes mientras los torturaron.
Cuba, es enemigo de la democracia y los Derechos Humanos, en cualquier parte del continente.
Muchas de las malas prácticas, mucha de la polarización que sufre nuestras sociedades está inducida directamente desde el régimen cubano.
El efecto nocivo que tiene en el resto de la región y la privación de libertades que ocasiona a su propia gente en la isla desde hoy, lo instalaremos como prioridad en la agenda Interamericana.
Es tiempo que termine la impunidad que viven los dictadores cubanos. Le haremos justicia […]
Mientras que Cuba sea una dictadura, persiguiendo, asesinando, torturando y silenciandoa su gente, y enseñando a otros en la región a perseguir, asesinar, a torturar y a silenciar, no podremos tener a un emisferio completamente desprovistos de malas prácticas que afectan la libertad, la democracia y la paz.
Es un placer darle la bienvenida a los activistas, los periodistas y defensores de los derechos humanos》…
“Luis Almagro”

Entre huelgas y reclamos

Entre huelgas y reclamos: de la obediencia a la rebeldía
A juzgar por los vientos que corren por Cuba, aquellas personas que suelen decir que en la Isla nada cambia deberían comenzar a reconsiderar tal criterio

MIRIAM CELAYA

DOMINGO, 9 DE DICIEMBRE, 2018

8:00 AM
WEST PALM BEACH,

Estados Unidos. – A juzgar por los vientos que corren por Cuba, aquellas personas que suelen decir que en la Isla nada cambia deberían comenzar a reconsiderar tal criterio. Es un hecho que han comenzado algunos cambios y no precisamente desde el Poder -que son los que esperan siempre los escépticos- sino los más importantes y auténticos: los que se producen desde de los sectores autónomos de la sociedad.
Al brote de rebeldía ciudadana iniciado varias semanas atrás por los artistas independientes con su campaña contra el Decreto 349 que pretende coartar la libertad de creación y difusión de las diversas manifestaciones artísticas, se ha sumado este 7 de diciembre la huelga de transportistas privados en reclamo de reivindicaciones y en contra de las regulaciones asfixiantes que les han sido impuestas arbitrariamente por el gobierno.
Pese a las amenazas, el acoso y las detenciones sufridas por varios de sus principales animadores, o quizás fortalecida por ello, la huelga se ha iniciado con una puntualidad británica, y la capital se lo está sintiendo. En la mañana de este viernes, a despecho de los ómnibus de “refuerzo” que -según informaciones no confirmadas- fueron destinados a paliar los efectos de “El Trancón” (nombre con el que ha sido bautizada la huelga), las paradas de ómnibus permanecían congestionadas mientras numerosos “almendrones” circulaban vacíos y sin detenerse por las principales arterias de La Habana.
Tanto en el caso de los artistas como en el de los transportistas privados el denominador común es el carácter inédito del desafío a un gobierno que hasta el momento no admitía cuestionamientos y mucho menos acciones organizadas contra los designios de su poder. Otro rasgo compartido es el carácter espontáneo y abierto de sus reclamos y estrategias de resistencia frente a las gigantescas instituciones oficiales.
Esta vez no se trata de un reducido grupo de conspiradores reunidos entre cuatro paredes mientras la jauría represora bloquea accesos y salidas. Tampoco estamos ante una respuesta a llamamientos opositores ni a programas subversivos urdidos por estrategas políticos de todas las orillas. No. Tanto las convocatorias de los animadores de las rebeliones pacíficas como sus actos han sido manifestaciones públicas y a rostro descubierto. Tampoco parece existir entre los huelguistas o manifestantes de turno una arrebatiña por los protagonismos o liderazgos individuales sino una evidente responsabilidad compartida y coordinada en pos del objetivo común. Nada podría provocar mayor desconcierto y preocupación a la elite gobernante.
Otro dato peculiar son las circunstancias en que se están produciendo los hechos: meses después del retiro de Raúl Castro de su cargo de Presidente y de la asunción del sucesor designado por él, Miguel Díaz-Canel, primer mandatario sin vínculos generacionales o familiares con la llamada Generación Histórica -y por tanto sin la herencia de “legitimidad natural” de los participantes en la revolución de 59- en medio de una crisis económica interna irremontable, con la presión de una deuda externa asfixiante y de un creciente descontento social.
Para mayor complejidad del panorama, la suspensión de la política pies secos/pies mojados, que permitía la permanencia en EEUU de los cubanos que lograran arribar a ese país de manera irregular, si no eran interceptados en el mar, y que funcionaba como una válvula de escape al sistema, está teniendo un doble efecto nocivo para el régimen. Por un lado, ha atomizado las mareas migratorias desde la Isla hacia otros destinos de la región, provocando conflictos en las zonas fronterizas de varios países del área y poniendo el foco sobre la realidad del supuesto paraíso socialista cubano, mientras por otro está haciendo aumentar la presión social al interior de la Isla.
Y como si no fuera suficiente, coincide con la entrada del servicio de Internet a los móviles de los cubanos. Es decir, que cualquier incidente o suceso podrá ser reportado en tiempo real por un testigo cualquiera y divulgado al mundo instantáneamente. Ya se sabe que “el potro de la Internet” es indomable.
Por primera vez en 60 años muchos cubanos perciben que emigrar ha dejado de ser la opción más expedita para huir de la pobreza perpetua y finalmente parecen entender que si quieren cambiar el estado de cosas en Cuba deben hacerlo por sí mismos y dentro del territorio nacional.
Lo peculiar de una sociedad marcada por la politización extrema se refleja en que, a pesar de que el movimiento de los artistas contra el Decreto 349 no es declaradamente político, esencialmente lo es porque planta un rechazo vertical a la política cultural del gobierno. Lo mismo sucede con “El Trancón” iniciado este viernes 7 de diciembre con la huelga de transportistas privados, que no se reconoce a sí mismo como una protesta política, pero esencialmente lo es al desafiar al poder omnímodo de una dictadura que ha gobernado el país controlando hasta el más mínimo detalle por demasiado tiempo.
Cuando días atrás ese mismo poder se vio obligado a retractarse acerca de las nuevas disposiciones arbitrarias que se iban a imponer a los “cuentapropistas” -retroceso que en su catauro de eufemismos no es tal, sino un “reordenamiento” de las actividades permitidas- quedó pulverizado el mito de la invencibilidad del Poder y se demostró que esa fuerza nueva, que es el sector privado, más productivo y eficiente que el Estado parásito, está llamado a jugar un papel fundamental en los cambios que se deben producir en Cuba.
Seguramente no será un proceso fácil o rápido. Puede que en algunos sentidos incluso se produzcan retrocesos. El paso siguiente debería ser que estos sectores se agruparan en sindicatos o gremios independientes para fortalecerse y ganar en organización y alcance.
No obstante, lo cierto es que el gobierno, y muy especialmente el señor Presidente (no electo por esos mismos que hoy reclaman derechos) está entrampado en el absurdo de un sistema que no creó, pero que aceptó representar. No existe manera de salir airoso de esta prueba: si el gobierno cede a las presiones será la señal para destapar un aluvión de reclamos que comenzarán a brotar desde todos los rincones de Cuba, de los millones de cubanos que han esperado reivindicaciones durante décadas y de las jóvenes generaciones que exigen espacios de participación. Un gesto de capitulación gubernamental agitaría ese sentimiento tan subversivo como peligroso, que es la esperanza, y precipitaría los cambios.
Por otra parte, de sofocar los reclamos con mayor represión, como ha ocurrido siempre, solo conseguiría multiplicar el descontento, la rebeldía y la audacia de los reclamos, provocando una espiral de violencia donde el propio gobierno terminaría perdiendo la partida.
Es pronto para predecir un desenlace, pero el saldo positivo ya está ganado para los rebeldes de estas jornadas. Más allá de los resultados de las manifestaciones de los artistas y de esta huelga de transportistas, por primera vez en seis décadas los cubanos habrán demostrado su capacidad y disposición de plantarle cara al Poder. Finalmente, la costra del miedo ha cedido. A ver si, después de todo, va a resultar ser cierto que el castrismo no logrará sobrevivir a los Castro.

Resumen crisis alimentaria en Cuba

RESUMEN DE LA CRISIS ALIMENTARIA EN CUBA AHORA.

La escasez de pan, huevo y carne de cerdo en Cuba obliga a las autoridades a dar explicaciones

DDC | La Habana | 11 de Diciembre de 2018 – 13:33 CET. | 8

El Gobierno atribuyó la escasez que en los últimos días se ha presentado en productos como el pan de barra (de 10 y 5 pesos), el huevo “liberado” (0,90 pesos) o la carne de cerdo a que “la demanda sube hasta un pico inusual” por estos días, cuando “se acercan las fiestas de fin de año y el consumo de comida aumenta”.
Este martes acudieron al programa de la Mesa Redonda de la televisión estatal Gustavo Rodríguez Rollero, ministro de Agricultura; e Iris Quiñones Rojas, ministra de la Industria Alimenticia, según Cubadebate, para responder a las “preocupaciones de la gente”.
Con respecto a la agricultura y la ganadería, Rodríguez Rollero lamentó que “los deseos del Plan de la Economía nunca coinciden con la demanda total que necesitamos porque depende de la capacidad financiera, las importaciones, el proceso inversionista y la gestión”.
Identificó el huracán Irma y la tormenta subtropical Alberto como “dos causas principales que han incidido sobre esto”, además de “la ausencia de insumos básicos como fertilizantes, plaguicidas, alambres de púas para el desarrollo ganadero y neumáticos”.
Sobre el arroz, un producto de primer orden en la dieta diaria del cubano, el ministro admitió que todavía se importa el 50% para el consumo nacional.
No obstante, celebró que “gracias a los buenos resultados de este año se ahorraron entre 26 y 27 millones de dólares en sustitución de importaciones”. Hizo lo mismo con respecto a 52.000 toneladas de frijoles que se entregaron al balance nacional y que sustituyeron cerca de unos 26 millones de dólares netos al eliminar los costos de importación.
Carne de cerdo y huevos
Rollero admitió que este año ha faltado el cerdo en el mercado y los precios aún no son accesibles.
“(…) Tenemos que producir más carne de cerdo y todavía somos muy dependientes de las importaciones de harina de soya y de maíz para el alimento del ganado porcino. En la misma medida que incrementemos la producción habrá una satisfacción de la demanda y podremos dar respuesta a los reclamos de la población”, dijo el funcionario.
Con respecto a la avicultura, en el segundo semestre de 2018 no se alcanzaron los niveles de producción para garantizar la presencia del “huevo liberado” en los mercados.
“Hemos asegurado los cinco ‘huevos normados’ y los ‘regulados’, pero para el que se vende a 0.90 pesos no hemos tenido toda la oferta”, reconoció también.
Culpó de esta situación a las limitaciones financieras: “las gallinas no han tenido en el tiempo oportuno y con la calidad requerida el respaldo de alimento necesario, porque las importaciones no han entrado al país”.
“Por el Plan, hoy deberíamos producir seis millones de huevos cada día y la producción está en 4.100.000”, dijo sin dar muchas esperanzas para lo que queda de año. Anunció que el mes de diciembre continuará con afectaciones del “huevo liberado”, que es el de mayor volumen.
Solo en La Habana, sin contar los huevos normados y regulados, se consumen entre 25 y 28 millones de huevos cada 30 días. Sin embargo, la oferta de este mes ronda solo los cinco millones, por tanto existe un faltante superior a los 20 millones.
La ganadería de mal en peor
Según el ministro de Agricultura, la ganadería “está en un franco proceso de recuperación”, pero advirtió que este sector “no se recupera como los cultivos varios, necesita mucho más tiempo y financiamiento”.
Ni la producción de carne vacuna (toda para la Industria) ni la de leche alcanzará para satisfacer los planes del Gobierno.
El ministro habló de recuperar una infraestructura “creada por la revolución”, perdida “en gran parte por el período especial”, pero que ha sido incapaz de sacar adelante por décadas de malas políticas y gestión del sector.
Por su parte, la ministra de la Industria Alimenticia, Iris Quiñones Rojas, dijo que tras la inestabilidad en las entregas de yogurt de soya, sobre todo en la canasta familiar a los niños de 7 a 13 años en diciembre solo Villa Clara sigue experimentando problemas al respecto.
El pan que no es de cada día
La falta de harina ha complicado la situación de la mesa familiar en la Isla. El Gobierno supo desde principios de años que resultaría imposible cumplir el plan de producción de harina nacional.
Ante esto se dispusieron recursos financieros para importar 30.000 toneladas de harina, pero el número se quedó muy por debajo para cubrir las carencias de la producción en la Isla. Cuando cierre el año, el incumplimiento superará las 70.000 toneladas, o sea 40.000 más de lo que se importó, confirmó la Mesa Redonda.
“Esto ha incrementado las tensiones en cuanto a los suministros de la harina que aseguran el pan ‘normado’, el ‘liberado’ y otros productos de precios accesibles a la población como galleta y repostería”, admitió Quiñones.
“En los últimos días hemos vivido los momentos más tensos de todo el año en cuanto a suministros, lo que ha obligado a asegurar solo el pan de la canasta familiar, paralizando un grupo de producciones e incluso afectando las producciones de la Cadena Cubana del Pan en varias provincias por determinados momentos”, explicó.
Desde hace meses la población se viene quejando de la ausencia de pan y otros productos a base de harina en los distintos establecimientos comerciales. Incluso los negocios privados han visto afectados sus servicios.
Los funcionarios señalaron el atraso en las importaciones de las piezas de repuesto para los molinos como otra causa fundamental de la situación que hoy día ha desprovisto de harina a una gran cantidad de panaderías en la Isla.

Carta de Pompeo a Bruno9

Su Excelencia

Bruno Eduardo Rodríguez Parrilla
Ministro de Relaciones Exteriores
De la República de Cuba
La Habana

Estimado Sr. Ministro:
Estados Unidos ha expresado durante décadas una profunda preocupación por los presos políticos cubanos. Dichos prisioneros incluyen a los acusados de “peligrosidad” predelictiva, definida como “la inclinación especial que tiene un individuo de cometer delitos demostrados por una conducta en clara contradicción con las reglas de la moral socialista”. El expresidente Castro, en una conferencia de prensa con el entonces presidente Obama en marzo de 2016, dijo que si los funcionarios de los Estados Unidos le presentaban una lista de presos políticos, serían liberados esa misma noche. Recibió tal lista, pero los presos políticos permanecieron detenidos. Los representantes de los Estados Unidos plantearon el tema durante el Diálogo de Derechos Humanos de octubre de 2016 en La Habana. Les dijeron que todos los prisioneros estaban en la cárcel por razones sólidas y que, si tuviéramos preguntas sobre las razones, podríamos plantearlas. También se informó a nuestros representantes que la “peligrosidad” predelictiva ya no se usaba como base para encarcelar a las personas. La lista ilustrativa que el gobierno de los EE. UU. le proporcionó a su embajador en enero de 2017 contenía a varios presos políticos que cumplían condena por este delito. Los Estados Unidos no recibieron respuesta a nuestra solicitud de las explicaciones prometidas. Más de 100 presos políticos siguen encarcelados.

Durante la reunión de la Comisión Bilateral de junio, tratamos de proporcionar una lista actualizada a su viceministro. Se negó a aceptarlo y dijo que Cuba nunca tuvo ninguna intención de responder a la lista que había aceptado en 2017. También nos recomendó solicitar un Diálogo de Derechos Humanos mediante una nota diplomática, que enviamos en julio de 2018. Nuevamente, su gobierno no lo ha hecho. Proporcionó una respuesta formal.

En estas circunstancias, no tenemos más opción que plantear estas cuestiones en foros públicos. En un evento organizado por los Estados Unidos el 16 de octubre en las Naciones Unidas, la delegación cubana, en lugar de responder de manera sustancial, gritó, golpeó las mesas y destruyó las propiedades de los Estados Unidos.

Ahora le pido que proporcione una explicación sustantiva de la detención de los presos políticos en la lista adjunta. Primero, pregunto si su gobierno continúa encarcelando a los que figuran como acusados de “peligrosidad predeliciva”. En segundo lugar, pido una explicación de los cargos y las pruebas contra los otros individuos. Los Estados Unidos reconocen el derecho soberano de cada estado para juzgar y condenar a individuos por violar las leyes penales, siempre y cuando cuenten con garantías de juicio justas por un tribunal independiente e imparcial. Sin embargo, ese principio no justifica el encarcelamiento de individuos cubanos por el simple ejercicio de sus derechos humanos y libertades fundamentales, incluida la libertad de religión, expresión, reunión o asociación.

Lo instamos a cumplir con la afirmación realizada durante su conferencia de prensa del 24 de octubre de que el gobierno cubano está dispuesto a colaborar con nosotros en cualquier tema, incluidos los derechos humanos. Estamos listos para hacerlo. Mientras tanto, le pido que proporcione las respuestas a estas preguntas que su liderazgo le ha prometido al mundo. Espero su respuesta.

VERSIÓN ORIGINAL EN INGLÉS:
His Excellency
Bruno Eduardo Rodriguez Parrilla
Minister of Foreign Affairs
Of the Republic of Cuba
Havana

Dear Mr. Minister:

The United States has for decades expressed profound concern regarding Cuban political prisoners. Such prisoners include those charged with pre-criminal “dangerousness,” defined as “the special inclination an individual has to commit crimes demonstrated by conduct in manifest contradiction to the rules of socialist morality.” Former President Castro, in a news conference with then President Obama in March 2016, said that if U.S. officials presented him with a list of political prisoners, they would be released that very night. He received such a list, but political prisoners remained in detention. U.S. representatives raised the issue during the October 2016 Human Rights Dialogue in Havana. They were told all prisoners were in jail for sound reasons and that, if we had questions as to the reasons, we could raise them. Our representatives were also advised that pre criminal “dangerousness” was no longer used as a basis for imprisoning people. The illustrative list the U.S. government provided to your ambassador in January 2017 contained a number of political prisoners serving time for this offense. The United States received no response to our request for the promised explanations. Over 100 political prisoners remain in jail.

During the June Bilateral Commission meeting, we sought to provide an updated list to your vice minister. He refused to accept it and said Cuba never had any intention of responding to the list it had accepted in 2017. He also advised us to request a Human Rights Dialogue by diplomatic note, which we sent in July 2018. Again, your government has not provided a formal response.

Under these circumstances, we have little option but to raise these questions in public fora. At an October 16 U.S.-organized event at the United Nations, the Cuban delegation – instead of responding substantively – shouted, pounded the tables, and destroyed U.N. property.

I am now asking you to provide a substantive explanation of the detention of the political prisoners on the attached list. First, I ask whether your government continues to incarcerate those listed as charged with “pre-criminal dangerousness.” Second, I ask for an explanation of the charges and the evidence against the other individuals. The United States recognizes the sovereign right of every state to try and to convict individuals for violating criminal laws, provided they are afforded fair trial guarantees by an independent and impartial tribunal. That principle, however, does not justify the imprisonment of Cuban individuals for simply exercising their human rights and fundamental freedoms, including the freedom of religion, expression, assembly, or association.

We urge you to live up to the assertion made during your October 24 press conference that the Cuban government is willing to engage with us on any topic including human rights. We are ready to do so. In the meantime, I ask that you provide the answers to these questions that your leadership has promised the world. I look forward to your response.

De la Revolución Francesa al Combinado del Este.

ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES

|Los Ángeles |

10 de Diciembre de 2018 – 14:14 CET. | 1
Al celebrarse el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) los cubanos se preguntan cómo gobiernos y personas civilizadas apoyan al régimen político de un país en el que llevar encima esa declaración puede costar varios años de cárcel por “propaganda enemiga”. Y donde turbas lanzadas por el Partido-Estado comunista, que evocan los “camisas pardas” nazis, gritan “!Abajo los derechos humanos!” a quienes se atreven a defenderlos públicamente.

Ninguno de esos movilizados conoce un solo artículo de la DUDH. Leer dicha declaración se considera allí un delito, un acto subversivo orientado por el “enemigo imperialista”. ¿Qué se puede esperar de una “revolución” con semejantes credenciales?
Es paradójico que el pueblo de Cuba, país fundador de las Naciones Unidas (1945) ubicado en el corazón del mundo en el que priman la cultura y la democracia liberal, sea el único de Occidente que sufre la violación de prácticamente los 30 artículos de la DUDH de 1938.
La dictadura de Raúl Castro no solo viola la DUDH moderna, sino la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, proclamada en París 43 días después de estallar la Revolución Francesa —que cambió el curso de la historia en Europa y todo el mundo—, que 159 años después fue fuente de inspiración para redactar la DUDH. Quién podría dudar que en Cuba hoy se pisotea la divisa central de la Revolución Francesa: Liberté, Egalité, Fraternité.
La declaración de 1789 consagró el derecho a la libertad de los ciudadanos, el de propiedad privada y el derecho a rebelarse contra la opresión. En Cuba hoy esos principios son “contrarrevolucionarios” y conducen al Combinado del Este habanero.
Su asombrosa incivilidad medieval el régimen castrista la comparte con la otra monarquía marxista-leninista-estalinista de nuestros días, la dinastía Kim de Corea del Norte. Pero a diferencia de Cuba, los norcoreanos nunca conocieron la democracia moderna antes de ser sometidos al sistema comunista.
La filosofía de la DUDH, aprobada el 10 de diciembre de 1948 en París por la Asamblea General de la novel Organización de Naciones Unidas, tuvo gran basamento en la Ilustración del llamado Siglo de las Luces, y particularmente en el Contrato Social de Jean-Jacques Rousseau, quien promovía “una forma de asociación (…) en la cual cada uno, uniéndose a todos, no obedezca sino a sí mismo y permanezca tan libre como antes”.
Ya en el siglo XVII se habían comenzado a contemplar declaraciones sobre el “derecho natural” de los ciudadanos. Así Inglaterra en 1679 incorporó a su Constitución la Habeas Corpus Act (Ley de Hábeas Corpus).
El fascismo, la Segunda Guerra Mundial, y el comunismo
Muchas guerras a lo largo de la historia se desataron como reacción a abusos, tratamiento inhumano y a la injusticia. En Inglaterra, terminada una de esas guerras civiles, en 1689 vio la luz la Bill of Rights (Declaración de Derechos) que limitó los poderes del rey, impuso el predominio del Parlamento y sentó las bases de la democracia parlamentaria moderna.
En la primera mitad del siglo XX también surgieron la Convención sobre la Esclavitud de 1926, que prohibió toda forma de esclavitud, y en 1937 el Código de Moral Internacional, y otros intentos de establecer una seguridad mínima de respeto al individuo, generalmente ignorado por los estados.
El nazismo y el infierno de la Segunda Guerra Mundial, con más de 60 millones de muertos, compulsó definitivamente a la comunidad internacional a plasmar en blanco y negro una carta de derechos humanos universales y a afincar los valores defendidos contra el fascismo y el nazismo, hermanos gemelos del comunismo.
Se creó un comité internacional presidido por Eleanor Roosevelt, viuda del expresidente Franklin Roosevelt, compuesto por miembros de 18 países de todas las ideologías y posiciones políticas, filosóficas, culturales y religiosas.
Ocho países se abstuvieron de votar, pero ninguno de los 56 gobiernos representados allí en París votó en contra. Entre los votos favorables estuvo el de Cuba, cuyo Gobierno era presidido por Carlos Prío Socarrás, elegido democráticamente y que el 10 de octubre de 1948, dos meses antes, había tomado posesión como jefe de Estado.
Nadie pudo imaginarse que precisamente Prío sería el último presidente de Cuba elegido libremente en las urnas. Desde entonces, hace también 70 años, los cubanos no han elegido democráticamente a ninguno de sus gobernantes. Prío fue derrocado el 10 de marzo de 1952 por el general Fulgencio Batista, derrocado por Fidel Castro siete años después, quien instauró una tiranía que 60 años después sigue asfixiando a los cubanos.
Leyes para el castrismo y todos los gobiernos del mundo
Y esa asfixia cubana muestra que la DUDH es papel mojado para muchos de los 193 gobiernos que hoy integran la ONU y que, como el de Cuba, son violadores sistemáticos de los derechos humanos.
Es hora de que el mundo disponga de reglas supranacionales de obligatorio cumplimiento para todos los Estados para proteger los derechos humanos. No estamos en los años 40 del siglo XX. Hoy no basta con enunciar los derechos. Se hace necesario completar la obra de los 48 gobiernos que generaron la DUDH.
La violación de derechos humanos no es un “asunto interno” de un país, como propugnan muchos países, y convenciones de política exterior como la Doctrina Estrada, aplicada por los gobiernos de México desde 1930, que no cuestiona la legitimidad de ningún gobierno, por criminal y tiránico que sea, para que nadie a su vez cuestione las violaciones de los derechos humanos en México. Esa doctrina ha sido ahora revitalizada, luego de cierto letargo de unos 20 años, por el nuevo presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador.
Nada de eso. El ser humano está por encima de la política y la hipocresía diplomática. Las denuncias internacionales de atropellos a los ciudadanos no violan nunca la soberanía nacional de nadie. Por el contrario, son una obligación de elemental solidaridad humana.
Todo Estado violador de derechos humanos debiera ser obligado, con sanciones o por la fuerza si fuese necesario, a respetarlos. Para ello debieran crearse instrumentos legales y fuerzas internacionales para intervenir “quirúrgicamente” donde se atropelle masivamente la integridad física de los seres humanos y se estrangulen sus libertades fundamentales.
Se pisotean los 30 artículos
No es necesario detallar cómo se violan en Cuba todos los derechos fundamentales declarados por la DUDH de 1948. Con solo leer cada artículo salta a la vista su violación a diario.
Por ejemplo, el Artículo 1 dice: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”; y el Artículo 2: “Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición…”
Del Artículo 3 al 21 puede leerse: “Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes…”; “Toda persona tiene derecho a la propiedad, individual y colectivamente….”; “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión…”; “Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”.
Por eso el Artículo 28 expresa: “Toda persona tiene derecho a que se establezca un orden social e internacional en el que los derechos y libertades proclamados en esta Declaración se hagan plenamente efectivos”.
Pero resulta que la “revolución” de los hermanos Castro mete también en el Combinado del Este a quien reclama ese derecho consagrado en el París de 1789 y en el de 1948. El castrismo evidencia que el mundo no puede seguir tolerando que una dictadura pisotee los derechos humanos sin pagar un precio por ello.

Le zumba la moringa

“De la Constitución de
la República de Cuba”

Es realmente increíble…
he buscado y rebuscado. Por aquí… y por allá. De adelante hacia detrás… y detrás hacia adelante. ¡Me he quemado las pestaña estudiando éste absurdo!.
He contaminado mi alma en pos de encontrar un bien común y nada.
Sólo he encontrado un solo artículo, dentro de los doscientos veite y cuatro artículos que existen en el ante proyecto Constitucional, que es (verdad).

Es el artículo #2. Y dice: El nombre del Estado cubano es República de Cuba, el idioma oficial es el español y su capital es la Habana.

Todo lo demás, se puede echar a la basura.

No a la Constitución Castro-comunista.
Si a CubaDecide.