¿Para qué?

Ahora yo me pregunto…
Nueva Constitución para qué? Si la que hay, ni la han respetado. La han violado impunemente todo lo que les ha placido.

Por ejemplo: el artículo 88. La iniciativa de las leyes compete:
Incisos a-b-c-d-ch-d-e-f… los diferentes actores, y el g- dice: a los ciudadanos. En este caso será requisito indispensable que ejerciten la iniciativa diez mil ciudadanos, por lo menos, que tengan la condición de electores.

Sin embargo, cuando Oswaldo Pallá, haciendo uso de este derecho, recogió con la ayuda de varios activistas, y en especial, la colaboración invaluable de la Unión Patriótica de Cuba: ¿que hizo el régimen Castro- comunista? En cuanto tuvo la oportunidad; lo asesino.

Otro ejemplo: el artículo 57, del capítulo 7, perteneciente a: DERECHOS, DEBERES Y GARANTÍAS FUNDAMENTALES, y dice: La correspondencia es inviolable. Sólo puede ser ocupada, abierta y examinada en los casos previstos por la ley. Se guardará secreto de los asuntos ajenos al hecho que motivare el examen. El mismo principio se observará con respecto a las comunicaciones cablegraficas, telegraficas y telefónicas.

Y, ¿cuántas veces éste artículo es violado impunemente por los órganos represivos contra el pueblo de Cuba?
En mi caso personal. Cada vez que me han detenido, me han manipulado mi teléfono móvil. Y, ¿acaso no andamos en éste siglo con el correo encima? Bueno, ¿y por qué lo violan? No intervienen en todas nuestras comunicaciones, se roban nuestros mensajes… sí, porque mandamos un mensaje de texto, y no llega. Y, ¿por qué? No me bloquearon mi línea de telefonía móvil, y jamás me dieron razón alguna, y en conclusión, ya no puedo tenerla y hacer uso de ella, aún pagando las altas tarifas que le cobran al cada vez más empobrecido pueblo de Cuba.

Otro ejemplo: el artículo 60. La confiscación de bienes se aplica sólo como sanción por las autoridades, en los casos y por los procedimientos que determina la ley.

Y, ¿no estamos cansado de denunciar las veces que nos confiscan nuestros teléfonos móviles, tabletas, cámaras digitales, laptop y todo lo que se les ocurren robarnos?

Nueva Constitución para qué…

Y qué decir del artículo 65. La defensa de la “patria socialista” es el más grande honor y el deber supremo de cada cubano.
La ley regula el servicio militar que los cubanos deben prestar.
La traición a la patria es el más grave de los crimenes; quien la comete está sujeto a las más severas sanciones.

Bueno, ¿y por qué, yo tengo qué estar de acuerdo con una patria socialista? ¿No puede ser de otra manera?

Menos mal, que yo no he firmado ninguna Constitución Castro-comunista. Yo apoyé el Proyecto Varela. Me negué a firmar la modificación de la Constitución de 2002, y entre tantas cosas, me expulsaron de la Universidad, cuando estudiaba Ciencias Jurídicas. Por tanto, continúo en la misma posición.

Nueva Constitución para qué…

Anuncios

Criminal y asesino

El criminal y asesino régimen castro-comunista tenía para Ariel Ruiz Urquiola, el mismo destino de Pedro Luis Boitel y Orlando Zapata Tamayo…

Encarcelar a un científico como Ariel Ruiz Urquiola, es un acto de terrorismo de estado como muro de contención social. Es un acto cruel e inhumano. Es atentar contra todos los Derechos Humanos, la Democracia y la civilización. Es el rostro de una dictadura criminal y asesina. Es ir contra toda naturaleza humana, contra toda lógica razonable, es genocidio, apartheid y es intolerancia total.

El declararse en huelga de hambre para reclamar justicia, muestra el gran valor del que lo hace. Es un acto heroico, y al mismo tiempo, un acto de desesperación, de no ser partícipe de la injusticia de sus verdugos, es predicar con el ejemplo, es denunciar con voz profunda y convicción certera de que el régimen castro-comunista, es un régimen criminal y asesino.

Liberar al Doctor Urquiola después de varios días de huelga total de hambre, es un acto de cobardía, es un acto de querer liberarse de la responsabilidad que ello implica, es saber que Urquiola esta en mal estado por causa de las injusticias castro-comunista, pero no lo quieren asumir.

Encarcelar a un activista pacifico que defiende los Derechos Humanos, es un hecho que no se ha visto jamás. Solo existen registros en la dictadura de los castro. Inventar multas arbitrarias, causas penales, golpear a mujeres indefensas y el uso del encarcelamiento como método de tortura físico y psicológico, es una muestra de las malas entrañas de unos pocos hombres que se aferran al poder político, y que no les importa para nada lo más preciado que hay en este mundo… la vida de los seres humanos. Es tener pacto con las tinieblas, es el mayor acto de abominación, es servir a Satanás el diablo, y de ahí, para allá, no hay mas pueblo…

Si todo este hecho que afortunadamente se han logrado dar a conocer, que han sido a la luz del día y de conocimiento público, imagínense cuantos y cuantos y cuantos… son los crímenes cometidos por la dictadura de los castros, que todavía no se conocen. Imagínense cuantos son los crímenes cometidos por la dictadura, que al mismo tiempo ha engañado a muchos con sus predicas de“ igualdad y justicia

Régimen asesino

Dejar morir a Orlando Zapata Tamayo en una prisión castro-comunista, es asesinato en primer grado, con ensañamiento y alevosía…

Orlando Zapata Tamayo (Santiago de Cuba, 15 de mayo de 1967 – La Habana, 23 de febrero de 2010)[1] fue un albañil y fontanero cubano vinculado a la disidencia política al régimen de su país.[2][3]

Alcanzó relevancia tras protagonizar una huelga de hambre de 86 días, mientras se encontraba encarcelado, que le llevó a la muerte. Amnistía Internacional le consideraba un preso de conciencia.[4]

Sin embargo, los medios oficiales del régimen cubano señalaron que Zapata tenía un largo historial de delincuencia común previo a su actividad política,[2][3] aunque medios de prensa internacional informan que en Cuba hay que vivir de la ilegalidad, lo que convierte a muchos en delincuentes.[5][6][7][8][9]

Según la madre de Zapata, éste habría llevado la huelga de hambre en protesta por sus condiciones de encarcelamiento,[10] lo que fue recogido por numerosos medios de comunicación extranjeros.[11]

Para el canciller cubano, la muerte de Zapata habría sido responsabilidad de los Estados Unidos.[12]

Si bien la prensa cubana informó que Zapata inició la misma para solicitar en su celda comodidades de las que no disponían otros reclusos, como un teléfono personal, un televisor y una cocina,[13] lo que a su vez también fue negado por la disidencia.[14]

Su muerte produjo gran repercusión mediática, entre otras razones, por ser el primer opositor fallecido en una cárcel cubana desde 1972, cuando murió Pedro Luis Boitel también en huelga de hambre.[15]

Los partidarios del gobierno cubano lo consideran un delincuente convertido en mártir,[16][17] mientras que los opositores lo han convertido en un símbolo para la disidencia cubana, adquiriendo gran relevancia.[18]
Biografía
Juventud

Orlando Zapata era el segundo hijo de una familia de cinco hermanos asentada en Banes, donde vivía con su madre, lavandera de profesión, y su padrastro. Buscando un futuro mejor, emigró a La Habana, donde entró en contacto con el ex prisionero político Enri Saumell Peña, con quien se inició en el activismo político.[19]

Fue miembro del Movimiento Alternativa Republicana, y del Consejo Nacional de Resistencia Civil.[20] Según declaró el gobierno cubano

Régimen criminal

Dejar morir a Pedro Luis Boitel en una cárcel castro-comunista, es asesinato en primer grado, con ensañamiento y alevosía…

Pedro Luis Boitel (1931 – 25 de mayo de 1972) fue un poeta y disidente cubano quien se opuso a los gobiernos de Fulgencio Batista y Fidel Castro.

Boitel murió en prisión en 1972 mientras cumplía una sentencia de las autoridades cubanas.

Antes de la revolución
Pedro Luis Boitel nació en una humilde familia originaria de Picardía (Francia) y estudió en la Universidad de la Habana donde trabajaba como técnico de radio. En los años 1950 Boitel se opuso al gobierno de Fulgencio Batista y fue forzado a exiliarse en Venezuela donde colaboró con Rómulo Betancourt para derrocar al gobierno militar de Marcos Pérez Jiménez mediante una estación de radio clandestina en ese país.

Después de la Revolución cubana, Boitel retornó a Cuba y reanudó sus estudios en la Universidad de la Habana. En 1959, Boitel se postuló para la presidencia de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) en la Universidad de la Habana, siendo apoyado por el Movimiento 26 de Julio. Aunque Fidel Castro lideraba este movimiento, Castro y los otros líderes revolucionarios quitaron su respaldo a Boitel.

Castro intervino personalmente en las elecciones estudiantiles en la Universidad de la Habana y removió a Boitel de la presidencia de la FEU, para Rolando Cubelas.

Prisión y huelga de hambre
Como cristiano, Boitel se empezó a decepcionar de los eventos políticos en Cuba y formó una organización clandestina, El Movimiento para Recuperar la Revolución (MRR). En 1961 Boitel fue detenido y acusado de conspiración contra el Estado, y fue sentenciado sumariamente a pasar diez años en la cárcel.

Ya en la cárcel, cargos adicionales extendieron la sentencia. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos encontró que el gobierno cubano había violado el artículo I de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre en su tratamiento al prisionero.

Boitel pidió autorización para abandonar Cuba pero su requerimiento fue negado.
El 3 de abril, de 1972, Boitel se declaró en huelga de hambre.

Después de 53 días en huelga de hambre sin recibir asistencia médica y solamente con líquidos, murió el 25 de mayo de 1972. Sus últimos días fueron relatados por su amigo cercano, el poeta Armando Valladares.

Fue sepultado en una tumba sin nombre en el Cementerio de Colón en La Habana.
El régimen castro-comunista, es un régimen asesino y criminal…