Bueno qué, cuáles son los resultado de la caja negra…

¡Bueno! Y ahora qué?

Un avión que se desploma mientras intentaba elevarse al cielo; cómo correspondia…
Una caja negra; que de negra sólo tiene el nombre; se desaparece en un cantero de lechuga en plena ciudad.

Un Gobierno que no le importó para nada los resultados de las inspersiones realizada en los últimos años, a dicho avión. Gobierno que durante la búsqueda de evidencias opta, por decir que su mayor interés no es la de buscar un culpable, sino, evitar posteriores accidentes.

Un gobierno que apeló a escuchar los resultados finales del estudio de la caja negra que estuvo perdida en área, qué para nada tenia que ver con buscar una aguja en un pajal; ni mucho menos…

Una caja negra, con un color tan chillón y qué sé deja ver a la legua. Qué después de días de una supuesta desaparición, apareció sin ningún problemas y dentro del rango de su trayectoria y desplazamiento…

Bueno, finalmente los expertos tienen la caja negra en su poder. Los fabricante han tenido tiempo suficiente para revisar la bendita caja. Saber de qué se trata el asunto, y finalmente, darle una respuesta fidedigna a los familiares de las (victimas), también al pueblo de Cuba, y finalmente a toda la opinión pública internacional.

O será que quieren estrapapelar los tristes resultados; los qué a fin de cuenta ya todos conocen; entre las tantas y tantas razones de publicar noticias diariamente…

Será que quieren esconder del pueblo de Cuba, éste crimen, cómo trataron de ocultar el genocida y criminal asesinato de las víctimas del remolcador 13 de Marzo, recientemente cumplió otro aniversario, y pocos cubanos dentro de Cuba, conocen de este crimen tan horrendo, donde hay varios niños ahogados en el mar, y donde estas muertes tienen sus verdugos ejecutores, cómo los del avión…

Los criminales y asesinos, andan sueltos… el pueblo de Cuba, merece justicia.

Anuncios

Salarios, antes y después.

El abuelo del trabajador cubano actual ganaba 40 veces más que su nieto

ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES | Los Ángeles | 11 de Julio de 2018 – 10:08 CEST. | 12

Desfile del Primero de Mayo, Plaza de la Revolución, La Habana. (RADIO METROPOLITANA)
Si a algún militante radical de izquierda en Latinoamérica, Europa o cualquier lugar del mundo le preguntan si está dispuesto a vivir con un salario de 28 dólares al mes, creerá que es una broma.
Pero no lo es. En la Meca de la izquierda continental, la Cuba castrista, ese es hoy el salariopromedio, un país que en 1958 era el tercero con los sueldos más altos en América, y el octavo a nivel mundial.
El año anterior del asalto al poder por los Castro, los trabajadores industriales cubanos ganaban seis dólares diarios por jornada de ocho horas, y un trabajador agrícola tres dólares. Así está registrado en las estadísticas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de la ONU.
O sea, el salario de un obrero cubano industrial hace 60 años era de 130 dólares mensuales (resultado de multiplicar 30 semanales por 52 y luego dividir entre los 12 meses). El del obrero agrícola era la mitad: 65 dólares mensuales. Y vale recordar que el peso cubano estaba a la par con el dólar, a uno por uno, convertible al instante.
Claro, en Cuba nadie sabe (no tiene cómo) que en 1958 ese salario de seis dólares diarios era el octavo más alto del mundo, detrás de EEUU (16.80 dólares), Canadá (11.73), Suecia (8.10), Suiza (8.00), Nueva Zelanda (6.72), Dinamarca (6.46), y Noruega (6.10). Dan fe de ello las cifras de la OIT.
El salario de tres dólares diarios de los trabajadores agrícolas cubanos era el séptimo más alto del mundo, luego de Canadá (7.18 dólares), Nueva Zelanda (6.72), Australia (6.61), EEUU (6.80), Suecia (5.47), y Noruega (4.38).
Y, mucho ojo, un dólar de 1958 equivalía a 8.68 dólares de 2018. Tenía un valor de compra nueve veces más alto que el dólar de hoy, según el sitio web El dinero en el tiempo, luego de aplicar las fórmulas adecuadas y tener en cuenta la tasa promedio de inflación de 3,67% en estos 60 años.
Please, enable ads on this site. By using ad-blocking software, you’re depriving this site of revenue that is needed to keep it free and current. Thank you.
Es decir, en 1958 el abuelo obrero “explotado” por la burguesía ganaba 1.128 dólares mensuales de hoy. Y 60 años después, su nieto obrero socialista gana 27.92 dólares mensuales (670 pesos), revelación hecha por la propia Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), en 2017. En Haití fue más del doble (59 dólares).
Pagar 794 dólares por un kilogramo de pechuga de pollo
En 1958 no solo el salario nominal de los cubanos era cinco veces más alto que hoy, sino que el salario real era infinitamente superior teniendo en cuenta la relación salario-precio vigente entonces.
En esa época los precios en Cuba y en EEUU eran muy similares. Por tanto, vale saber que en 1958 en EEUU, con un salario promedio de 364 dólares mensuales, una libra de “bistec filete” de res costaba 75 centavos; un litro de leche, 20 centavos; una bolsa de arroz Uncle Ben de 14 onzas, 19 centavos; un pan de molde, 19 centavos, un galón de gasolina, 24 centavos; un sello de correo, cuatro centavos.
Y un automóvil Ford sencillo, 1.967 dólares; una casa promedio de tres habitaciones, 10.450 dólares; viajar en un crucero de La Habana a Miami, 42 dólares por persona. Y por dos dólares se disfrutaba en vivo de un partido de los Yankees de Nueva York contra los Red Sox de Boston.
El contraste es de ciencia-ficción. En las shopping de Cuba, de acuerdo con una lista oficial de precios publicada por Cibercuba, un kilogramo de pechuga de pollo con pellejo y hueso cuesta entre 3.80 y 4.50 dólares. Un kilogramo de carne de res de segunda calidad, entre 4.20 y 5.20 dólares. Y para comprarse un auto Peugeot de 2013, el aspirante y sus descendientes deben trabajar durante 783 años (hasta el siglo XXIX) para pagar su precio de 263.185 dólares.
Aplicados hoy esos precios castristas en EEUU, con un ingreso per cápita de 4.961 dólares mensuales en 2017 (según el Banco Mundial), un consumidor de Idaho o de California, tendría que pagar 794 dólares para para adquirir un kilogramo de pechuga con hueso y pellejo. Ni Kafka habría sido capaz de imaginárselo.
El capítulo más dramático es el de los jubilados. Con pensiones promedio de 12 dólares mensuales (287 pesos), según publicó Cubadebate en 2017, en la Isla los jubilados y ancianos desamparados no jubilados viven en la miseria y la marginalidad. El Estado no hace nada por ellos. Venden por las calles lo que pueden, hasta sus pertenencias personales, o revenden periódicos y cucuruchos de maní, turnos en las colas, o son vigilantes en áreas públicas. Muchos hurgan en los latones de basura. Ese es el triste final de sus vidas.
Sin embargo, según datos oficiales de mayo de 2018, mientras que el presupuesto para la seguridad social ha ido bajando y hoy es de unos 300 millones, el dedicado a las Fuerzas Armadas y el MININT aumentó de 1.702 millones en 2006, a 2.546 millones en 2016. Claro, ellos mantienen en pie a la dictadura.
No hay peor explotación que la marxista
A decir verdad, no hay nada en el mundo que exprima más a un trabajador que el sistema diseñado por Karl Marx. Ante todo, porque el Estado socialista se queda con la mayor parte del salario del trabajador. Se lo confisca sin que se dé cuenta.
A la luz de la propia doctrina económica expuesta por Marx en El Capital, el régimen castrista no solo se apropia de la plusvalía creada por el obrero, o sea, el valor que este crea por encima del valor de su propia fuerza de trabajo, sino que al Estado pagar un salario tan bajo se apropia además gran parte del valor creado por el obrero para mantenerse a sí mismo.
Ese valor creado para sí mismo el trabajador debiera recibirlo íntegramente en forma de salario para su alimentación, vivienda, transporte, y demás necesidades de él y su familia. Pero el Estado se queda no solo con la ganancia que le corresponde como dueño de los medios de producción, materia prima, etc, sino también con gran parte del valor creado por el trabajador para sí mismo. Eso es robo de salario.
Esa represión económica debe ser denunciada. No se trata de aflojar la batalla por las libertades políticas y humanísticas, sino de hacer más bulla en la denuncia de la hasta ahora “invisible” represión económica del castrismo.
Insertada ya en el ADN de la nación, esa represión es la primera desgracia que se abalanza sobre cada cubano de a pie cuando se despierta por la mañana. No le alcanza el salario para nada. Por eso debiera ser una de las banderas reivindicadoras de los cubanos en su lucha por sus derechos y la libertad.
Protestas en todas partes porque el pan no sirve, o no llegó; o porque no llegaron las papas; o porque los salarios no alcanzan para adquirir la canasta básica de alimentos; o por la falta de medicamentos; o por la basura acumulada y putrefacta en las calles; o porque viven un albergue insalubre medieval hace 20 años, serían una nueva forma de presión interna más difícil de manejar por la dictadura. Y tendría impacto allende los mares.
La pregunta es obvia: ¿Para qué ha servido la “revolución socialista” a los cubanos si hoy un tienen un nivel de vida mucho más bajo que seis décadas atrás?
El dictador y su Junta Militar deben sentir el rechazo popular a la represión económica, que es intolerable el absurdo causado por el modelo socialista que hasta el mismísimo Fidel Castro dijo que “no funciona”.
Y repetirlo por doquier: el abuelo trabajador cubano en 1958 ganaba 1.128 dólares de 2018, exactamente 40 veces más que su nieto trabajador “revolucionario”. Este último es el hombre nuevodel “Che” Guevara.

Anteproyecto Constitucional cubano, inconsulto procedimiento.

La escritura de una nueva constitución ajena a la transparencia
Para lograr la aprobación en el referendo que consagre la nueva Carta Magna, al Gobierno le basta con apelar a los aceitados engranajes del tedio

REINALDO ESCOBAR,

La Habana | Julio 10, 2018

TEMAS

Cuba, reforma constitucional
La noticia de que el Comité Central del Partido Comunista analizó en su séptimo pleno el anteproyecto de la nueva constitución, desveló que el texto ya es un hecho consumado. En los próximos días los diputados de la Asamblea Nacional aprobarán lo que todavía es un borrador y que será debatido por la población para finalmente conformar una versión definitiva que será sometida a Referendo.
En el tiempo transcurrido desde que se conformó la comisión que redacta el anteproyecto ningún medio de información, ningún dirigente político ni funcionario gubernamental ha adelantado cuáles serán los cambios que permitan afirmar que esta será una nueva Constitución o, al menos, que la anterior ha sido totalmente reformada.
Lo único que se ha confirmado es la condición de “irrevocable” del sistema socialista y que se mantiene el Artículo 5 que proclama al PCC como “la fuerza superior de la sociedad y el Estado”
Lo único que se ha confirmado es la condición de “irrevocable” del sistema socialista y que se mantiene el Artículo 5 que proclama al PCC como “la fuerza superior de la sociedad y el Estado”.
Como ocurre ante todo misterio, las especulaciones ocupan el lugar de las informaciones. Entre los puntos que generan mayor expectativa se encuentra el tratamiento que le dará la nueva Carta Magna a la propiedad privada y el controvertido tema del matrimonio entre personas del mismo sexo. En menor medida se esperan modificaciones sustanciales en lo que concierne a las inversiones extranjeras, la regulación de las formas no estatales de gestión económica y algún detalle novedoso en el asunto de la ciudadanía.
Lo que resta sería instaurar como norma constitucional el límite de dos mandatos de cinco años para los altos cargos del Gobierno, el reconocimiento de las nuevas provincias y probablemente una modificación en la composición del Parlamento.
Ni uno solo de estos asuntos fue objeto de debate público mientras los constituyentes se dedicaban a redactar su anteproyecto. Ni siquiera se ha podido saber qué fue lo debatido a puertas cerradas y mucho menos cuáles han sido los argumentos usados por los presumibles polemistas.
Para redactar la Constitución de 1940, la coalición gubernamental estaba en minoría con 35 participantes y la oposición fue representada por otros 42, entre quienes estaban los comunistas
Sabiendo que la totalidad de los constituyentes son militantes del Partido Comunista resulta difícil no evocar aquellos debates que protagonizaron los 77 delegados electos para redactar la Constitución de 1940, donde la coalición gubernamental estaba en minoría con 35 participantes y la oposición fue representada por otros 42, entre quienes estaban los comunistas.
Aquellas históricas querellas fueron transmitidas en vivo por la radio. Todo el mundo sabía lo que se estaba debatiendo y cuál era la postura de cada uno. Frente al Capitolio Nacional, donde se realizaban los debates, los sindicatos acudían a diario para exigir que sus demandas fueran tenidas en cuenta. Los columnistas de opinión de los diarios más importantes hacían lo suyo para proponer y cuestionar. Entonces no existían las redes sociales, ni la televisión.
No hay una explicación mínimamente convincente para justificar la opacidad con que se han desarrollado las sesiones de trabajo de esa comisión redactora. Uno de los frutos más notables de esa falta de transparencia es el desgano con el que la población ha tomado el asunto. Al menos en la cola del pan no se habla de ese tema, ni en las paradas de ómnibus ni en las tertulias informales de los centros de trabajo, donde el Mundial de fútbol y los últimos capítulos de la telenovela acaparan la atención de los ciudadanos.
El silencio está meticulosamente calculado con el propósito de reducir al mínimo el tiempo que los ciudadanos necesitan para tomar conciencia del valor de su voto
Para lograr la aprobación en el referendo que consagre la nueva Carta Magna, al Gobierno le basta con apelar a los aceitados engranajes del tedio. Los Comités de Defensa convocarán a los electores a que acudan a cumplir con la misma rutina de siempre. Una campaña breve pero fulminante y, sobre todo, sin contraparte, insistirá en que se espera un Sí por la patria, por la soberanía, por el futuro luminoso.
Este silencio de ahora no es resultado de la negligencia ni el olvido. Está meticulosamente calculado con el propósito de reducir al mínimo el tiempo que los ciudadanos necesitan para tomar conciencia del valor de su voto.

Anteproyecto Constitucional

No se puede hacer un Anteproyecto Constitucional con procedimientos militares

Un mes después de creada la Comisión constitucional en el Parlamento, el CC del PCC aprueba un Anteproyecto de Constitución

Marlene Azor Hernández

Ciudad de México | 09/07/2018 2:11 pm . (CUBAENCUENTRO)

Los procedimientos del PCC hasta el momento siguen siendo militares: de ordeno y mando. El Buró político aprobó un documento secreto sobre la reforma constitucional, los medios oficiales nos anuncian la creación de una Comisión constitucional que trabajó en los “preceptos” (las órdenes a los subordinados y súbditos) durante el pasado mes, y hace unos días Cubadebate informa que ya existe un Anteproyecto de Constitución aprobado por el Comité Central del Partido único. La ciudadanía interesada, militantes y no militantes del partido, no han tenido acceso al contenido del Anteproyecto. De espaldas a la ciudadanía, la cúpula del partido decidió ya el contenido del Anteproyecto que será aprobado por el Parlamento cubano el próximo 21 de julio, seguramente por unanimidad como nos tiene acostumbrados el régimen político cubano.
Con razón, foristas de Cubadebate.cu reclamaron que se publicara el Anteproyecto de manera inmediata y sobre todo que hubiera una consulta popular antes de ser aprobado por el Parlamento. Una vez aprobado por la Asamblea Nacional del Poder popular, pocos cambios podrían hacerse por ser el máximo órgano legislativo del país. Esa es la coyunda contra la participación ciudadana.
Lloverán las reformas de punto y seguido, comas, punto y coma y una palabra por acá y otra por allá como ya es habitual en las más “intensas” discusiones que se hayan realizado en el Parlamento cubano en los últimos 40 años.
Hasta este momento el procedimiento es ilegal e ilegítimo.
Ilegal porque no se apega a la ley vigente que no regula estos procedimientos para hacer una nueva Constitución. Es decir, ninguna ley cubana establece que es el Buró político del PCC quien elabora un documento secreto de reformas constitucionales y se la pasa al Parlamento para su aprobación sin que la ciudadanía conozca su contenido. Esto es “uso y costumbre” pero no está legislado y ya sabemos el abismo que puede existir entre la ley y sus arbitrarias y discrecionales interpretaciones además de sus arbitrarias aplicaciones en Cuba. Los “preceptos” de una Constitución no pueden ser de un partido político sino de la ciudadanía que es el soberano que contiene legalmente y legítimamente la soberanía nacional.
Es ilegal e ilegítimo el procedimiento porque el Anteproyecto es desconocido por la población, la ciudadanía no ha podido expresarse, la opinión pública sigue amordazada, y se impone una estructura institucional no consultada. El desiderátum del PCC sobre su papel de vanguardia en la sociedad cubana no ha sido consultado y discutido con la población y la irrevocabilidad del socialismo tampoco ha sido motivo de discusión y consulta popular. A no ser que se entienda como válida la coyunda política y económica (el 70 % de la población empleada esta de rehén en las empresas estatales) que realizó el régimen en el 2002, casa por casa, método de control social conforme al ABC de una dictadura totalitaria.
Es ilegal e ilegítimo porque quien define la agenda es quien detenta el poder, según el sociólogo marxista Tom Bottomore, y en este caso la definición de la agenda de discusión pertenece al Buró político del PCC. Cualquier “legalidad” bajo estas condiciones no es válida, las dictaduras totalitarias se dan la “legalidad” que les apetece en correspondencia con sus intereses y las botas de sus militares. Eso las distingue de las sociedades democráticas. No es un problema “cultural” de maneras diferentes de darse un ordenamiento jurídico, es un problema del régimen político que se impone bajo la omnipresencia de la policía política cubana y la represión pautada contra todo tipo de discrepancia económica, social, cultural, cívica y política.
La próxima consulta popular dirigida por el PCC y coaccionada por las organizaciones de masas, que encuadran, controlan y reprimen la discrepancia cívica y política en Cuba, hará el mediocre milagro de un mamerto nacional que se le llamará Constitución de la República, aunque en realidad será la Constitución del buró político del partido comunista cubano. Una Constitución muy excluyente como el propio partido político que la decide.
Cuando un Anteproyecto de Constitución se prepara en un mes, o ya estaba preparada de antemano de espaldas a la ciudadanía, o los cambios serán tan cosméticos que puede estar lista en ese breve tiempo. En ambas situaciones nace ilegítima la nueva Constitución.
Los magros derechos humanos reflejados en la actual Constitución cubana no se cumplen. A eso dedicaré los próximos artículos. En la nueva Constitución, los derechos humanos y sus garantías siguen siendo un secreto.

Comunista, vive de tú comunismo…

¿El comunismo es bueno? Vivan del fruto de su comunismo…

¡Está bien. Supongamos que el comunismo es bueno!

Yo pregunto: ¿cuál es el país qué ha logrado consolidar el comunismo, cómo sistema político, social y económico, cómo para tener alguna referencia de ello?

Una vez más pregunto: ¿es bueno; en la opinión de quién?

¿De Lenin? Un ser despreciable, abominable, cobarde, qué siempre luchó viviendo bien en el exilio. Qué traicionó a su pueblo vendiéndose a los alemanes, qué recibió financiamiento suficiente para hacer que Rusia entregara territorio nacional a los alemanes. Qué asesinó a miles de ruso, qué asesinó a la familia del zar; o de su sucesor Stalin, a quién se le reconoce el mayor número de asesinatos de las historia de los dictadores y tiranos. Al chino Mao, qué asesinó a miles de chinos, masacro a los tibetanos y expulsó a su lider religioso. O a Fidel Castro, qué por inercia impuso el comunismo en Cuba y lo primero que hizo fue poner a Cuba al borde de la desaparición fisica; y al mundo, al borde de una guerra nuclear. y, qué los supuestos logros han sido burdos engaños e imposiciones. A Venezuela, qué asesina a su propio pueblo, o Nicaragua…

Miren, vallanse par carajo todos los comunistas con su comunismo. Sí quieren comunismo, pónganse de acuerdo todos los qué dicen ser comunistas a vivir juntos, en algún lugar dónde sólo existan comunistas y vivan del fruto de su comunismo.
Haber si es verdad que el comunismo es bueno, es funcional…

Castrismo: del capitalismo al capitalismo

ROBERTO ÁLVAREZ QUIÑONES

Los Ángeles

Diario de Cuba, 28 de Junio de 2018 – 14:08

CEST. | 26

Barbero por cuentapropia, La Habana.

El régimen de Raúl Castro hace unos días reveló que el sector privado en la Isla emplea ya a 1,3 millones de trabajadores y que de 4,47 millones de personas ocupadas en el país más de tres millones trabajan en empleos estatales.
O sea, hoy los trabajadores no atados al Estado ya representan el 29% de la fuerza de trabajo activa de la Isla.

La fisonomía laboral del país se ha movido en la dirección correcta, pese a los absurdos obstáculos, prohibiciones legales, exorbitantes impuestos y multas, represión física y cárcel.

El maltratado sector privado cubano consiste en casi 600.000 personas con licencias para trabajar por cuenta propia, que emplean a otros 700.000 trabajadores.

Lo que debiera hacer el Gobierno de Díaz-Canel es hacer un estudio de cuánto más eficientes y productivos son esos trabajadores privados con respecto a los del sector estatal, e incluir en dicho estudio a los campesinos en comparación con los trabajadores agrícolas estatales. Y luego presentar los resultados, con propuestas para más libertad económica, en reuniones del Buró Político, del Consejo de Ministros y del Consejo de Estado.

Eso solo sería una nueva perestroika. Claro, como los máximos jerarcas del régimen son contrarrevolucionarios y retrógrados, pedirían la destitución del nuevo presidente y su encarcelamiento. Así de simple.

Recordemos que la alergia de la gerontocracia castrista al libre mercado llega al ridículo de negarse a llamar al sector privado por su nombre, y lo denomina “no estatal”.
Pero este ejercicio mental comparativo (mercado-Estado) no es inútil. Sirve para calibrar cuán patológicamente misántropos son el dictador, su Junta Militar y toda la nomenklatura dirigente.

Privados producen el 90% de los alimentos
Please, enable ads on this site. By using ad-blocking software, you’re depriving this site of revenue that is needed to keep it free and current. Thank you.

Ellos saben que los campesinos, cooperativistas y quienes trabajan por cuenta propia en usufructo en tierras estatales arrendadas, y no la copia de los sovjoses estatales de la URSS, son los que producen casi el 90 % de lo que consume la población. Así lo ha reporta la Oficina Nacional de Estadísticas (ONEI).
Solo los campesinos, según la ANAP, producen el 70% de la leche, el 85% de la carne de cerdo y el 68% de las viandas del país. Y cosechan el 92% del tabaco, uno de los cuatro rubros principales de exportación.

Por otra parte, un informe de Mundubat, entidad no gubernamental de ayuda al Desarrollo (ONGD) con sede en el País Vasco y vinculada a instituciones cubanas, dio a conocer algo asombroso: el 57% de los alimentos producidos en Cuba se pierde antes de llegar al consumidor. El 30% se pierde en la cosecha y postcosecha, y el otro 27% en la distribución a los mercados.

Pese a tan abrumadora superioridad productiva y eficiencia del trabajador privado sobre el estatal, la elite gobernante se niega a permitir la libertad económica que sacaría a los cubanos de la triste pobreza en que vive.

Además, de acuerdo con cifras de 2017 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en Cuba hay otros 2,1 millones de personas en edad laboral que no tienen empleo. Claro, no lo pueden tener porque el sector privado es muy pequeño para absorberlos, y el estatal está saturado de nóminas infladas y los trabajadores sobran pues tienen poco que hacer, o nada.
De manera que la tasa de desempleo en Cuba (casi un 30%) supera la de países del África subsahariana con alta desocupación, como Mauritania (31%) Gambia (29,8%), Sudáfrica (27,3%) o Costa de Marfil (23%).
Un rasgo que expresa cómo ciertas cosas van cambiando pese a todo, es que, golpeados por los bajos salarios, insuficientes para sostener una familia, muchos trabajadores estatales abandonan sus centros laborales. Prefieren “resolver” en el mercado negro.
Pobreza, arma para mantener el poder
Todo esto lleva de la mano a una reflexión patética. Los jerarcas de la cúpula dictatorial se sienten más seguros si todos los demás coterráneos son pobres, y no ricos y poderosos como ellos. Duermen más tranquilos si los ciudadanos dependen del Estado para todo y el día se les va “resolviendo” sus necesidades básicas.
Por inhumano que parezca, uno de los factores que explican la longevidad cuasi infinita en el tiempo de la dictadura castrista ha sido ese: el manejo de la pobreza profunda para mantener el control social y político.
La gente dedica sus energías y tiempo a la “lucha diaria” para sobrevivir cotidianamente. Reclamar derechos no es cosa prioritaria del día a día. Por eso Cuba es hoy el único país de Occidente cuyo pueblo vive peor que a mediados del siglo XX.
Cuba es también la única nación en que la ley prohíbe a sus ciudadanos invertir dinero en su propio país, y que no reconoce a los negocios privados, sino que concede licencias personales para ejercer algunos oficios. Y no aprovecha el know-how de los profesionales universitarios, les prohíbe ofrecer sus servicios por cuenta propia.
Vale la pena imaginarse el desarrollo que podría tener hoy Cuba si todos los trabajadores y profesionales —no solo el 29%— laborasen en el sector privado. Probablemente el Producto Interno Bruto (PIB) del país sería cinco o seis veces superior, tal vez de unos 200.000 millones de dólares, con un per cápita equiparable al de algunos países del Primer Mundo.
Pero tal como va la devastación chavista de Venezuela y la consecuente dependencia económica de Cuba del cash que recibe desde EEUU (vía remesas, paquetes y viajes), y con una nueva política de Washington hacia La Habana que lejos de hacer graciosas concesiones a la dictadura a cambio de nada se supone irá tomando otras medidas para presionar al régimen, más temprano que tarde habrá que abrirle más espacio al cuentapropismo y al sector privado en general.
La crisis podría forzar ciertas medidas
Todo indica que la crisis estructural y crónica de la economía castrista irá empeorando. Parece inevitable, dadas las circunstancias. Será realmente difícil esperar hasta 2021, o a que el dictador muera, o se invalide por enfermedad, para que se le hagan ciertas grietas a los Lineamientos del PCC y darle más libertad económica al cuentapropismo.
Por otra parte es oportuno destacar que durante los 12 años del raulismo, el principal cambio ocurrido en Cuba no fue el de las llamadas reformas —que no hicieron crecer el PIB—, sino el cambio de mentalidad en buena parte de la población.
Los cubanos, en su inmensa mayoría, están convencidos del futuro capitalista del país. Saben que es inexorable. Qué tipo de capitalismo y cómo será instaurado es otra historia. Los propios administradores de empresas y establecimientos estatales ya se ven a sí mismos como futuros propietarios, e incluso se entrenan para ello. Es práctica común que le entreguen al Estado ingresos basados en una contabilidad falseada, y luego vendan por su cuenta y obtengan utilidades con “su” parte del negocio.
Esa es una de las fuentes del mercado negro, el que de veras alimenta, viste, calza y transporta a los cubanos de a pie. No es posible imaginarse la vida en Cuba sin ese mercado, embrión (ya no tan clandestino), de la economía de mercado que de una forma u otra se reinstalará en la Isla.
Forzosamente los cuentapropistas de hoy serán los capitalistas de mañana, junto con los empresarios privados que surjan, los inversionistas extranjeros, y el apoyo del know how de la diáspora cubana. Serán ellos quienes levantarán a Cuba de sus cenizas. Reconstruirán la devastada economía.
Y se confirmará la vigencia de la genial definición de socialismo que corría sotto voce entre los polacos en los años 80, con solo el cambio sugerente de la primera palabra: “Castrismo, ese largo y tortuoso camino que va del capitalismo al capitalismo”.

¡¡¡Terrorismo de Estado!!!

Queridos amigos y compatriotas.

Cubanos de adentro y de abajo. En defensa de tus derechos, desea denunciar qué:

En otras ocasiones he denunciado qué el parque de calabazar de la Habana Cuba, dónde radica una zona Wi-Fi, está siendo usada por miembros de una unidad del Ministerio del interior, que desarrolla la (Técnica Canina). Para realizar maniobras de entrenamientos de objetivo militar.

En una ocasión realicé un video mostrando la evidencia, el cuál subí a mi canal en YouTube, con el título de: -Terror en el parque de calabazar-… Se muestra los perros bajo “entrenamiento” corriendo por todo el parque buscando el señuelo y, ocasionando molestias e interrupciones a la población Civil presente en el lugar para recibir el pésimo servicio de Internet Castro-comunista.

En otra ocasión, continuado tales entrenamientos; y ocacionandome molestias, ya de manera dirigida a mí persona, filme otros vídeos y, enseguida la Policía y los entrenadores que también son “policias”, instruidos por un oficial de la contrainteligencia, me detuvieron y obligaron a borrar los vídeos filmados. Cuándo reclame de porqué tenía qué borrar los vídeos, me dijeron con la mala forma qué caracterizan a los dictadores; de qué éso era militar y, de qué ellos eran oficiales de Policía, al igual que los perros…

Por mi parte alegue de qué sí era objetivo militar, por qué estaban en una zona pública. Claro está, de qué tales prácticas, forman parte, de la larga lista de manifestaciones que tiene el terrorismo de Estado, cómo muro de contención social.

Yo, me encuentro en el extremo opuesto de donde se encuentran ellos con sus entrenamientos y, traen dos perros; uno con bosal sujeto por un entrenador, y otro suelto, sin bosal, revisando al rededor mío; incluso, olfateando hasta mis pies. Esto sólo tiene un nombre: provocación, una de las manifestaciones del -Terrorismo de Estado-.

Hace pocos días, también violaron los Derechos Humanos de los ciudadanos presentes en el lugar, cuándo al espía René González, se le ocurrió la gran idea de realizar un acto político en el parque; como dije antes, donde radica una zona Wi-Fi, para felicitar la labor de los miembros de ésta misma unidad del Ministerio del interior.

¡Estamos perdidos! Porque ni entrenadores ni perros, están técnicamente calificados para realizar estas maniobras dentro de la población. La verdad es: qué no puedo decir quién tiene más mala actitud ante la vida, si los militares, o los perros. Si tengo que dar mi opinión, puedo decir qué: los perros son mejores seres que los humanos; ¡en éste caso!.

¡¡¡El fracaso de Fidel!!!

Él dictador Fidel Castro, torció su camino, simplemente; porqué sus caminos siempre estuvieron torcidos.
Traiciona a su familia, como gran degenerado que fue. Traiciona a sus compañeros de lucha, con sutil habilidad; cuál ramera a su víctima. Traiciona a su pueblo, con un constante mentir.

A espalda de todos, se vende a una potencia extranjera. Después de mentir y mentir, impone su voluntad. Enseñó doctrinas de odio al pueblo norteamericano, y estímulo, a todos los qué lo hicieron. Se lanzó a promover revoluciones por todas partes del mundo; en las qué pudo. Envío cubanos a morir por causas perdidas. No fue capaz de consolidar el sistema que impuso. Y así, fue, de fracaso en fracaso.

Tuvo todo lo necesario para hacer de Cuba, una gran nación. Recibió todo el apoyo de su pueblo, que puso la esperanza en su capacidad Política. Poco tiempo después, sólo se pudo observar el desastre. Hoy en día, el pueblo qué un día fue adortrinado para odiar a los Estados Unidos, sólo pudo encontrar refugio, amparo; qué quiere decir exilio, en ése país que enseñaron a odiar.

Qué ironía de la vida, qué cosa nunca antes vista. Hoy, los Estados Unidos es, el país que consuela al pueblo cubano. La dictadura de los Castro, continúa siendo el fracaso de entonces…
Hoy hay tantos Castro- comunista en territorio norteamericano, que es difícil de digerir tal horror. Serán descarados? No tendrán vergüenza? Será posible tanta falsedad? ¡¡¡Claro!!!
El Castro- comunismo, es todo éso, y más…

Un saludo de libertad. Saludo fortísimo y fraterno desde calabazar de la Habana Cuba, para todos, especialmente para los cubanos, estén donde estén…