El empleo en Cuba

El empleo en cuba, un tema controversial.

Por Alexis Pérez Lescailles
Periodista Independiente

Con el de cursar del tiempo, el tema de los empleos en cuba, se ha convertido en algo controversial. Esto bien se puede comparar a un virus que se hace resistente a los antibióticos y muta de una fase a otra sin que los especialistas consigan un antídoto para su posterior erradicación. Existen datos oficiales que dan por sentado que alrededor del ochenta por ciento, constituye la fuerza laboral estatal y que entre el doce y quince por ciento de los empleos es formado por sector privado o cuentapropista.
Sería muy saludable tener en cuenta otras estadísticas que aunque sean extra oficiales, dado el conocimiento de nuestra realidad y perspectiva, muestran que los datos al respecto, por el sistema oficialista, no se sujetan a la verdad. Si tenemos en cuenta que uno de los temas más discutidos y objetos de análisis por aquellos que dentro de su jurisdicción y competencia, deben dar solución al tema creciente de la indisciplina social en cuba.
Cuando el estado cubano habla de indisciplina social, se refiere en primer lugar, aquel grupo poblacional de alta membrecía que no trabaja con el sector estatal y que tampoco lo hace por cuenta propia. Son personas que han llegado a la conclusión de que trabajar para el estado cubano es una gran pérdida de tiempo. Además, no tienen las condiciones mínimas necesarias para emprender en el trabajo por cuenta propia y, por ende, se dedican a otras formas de buscar por sus medios el sustento necesario. Otros subgrupos que son proclives a la indisciplina social, son jóvenes que aunque estudian en la secundaria básica o el pre universitario, andan por la vida mostrando su descontento con las pocas oportunidades existentes para la población cubana.
Indiscutiblemente, si de sector privado se trata, tendríamos que detenernos y realizar un análisis bien profundo en el sector cooperativo y campesino, en sus formas más conocidas como son las Cooperativas de Créditos y Servicios Fortalecidas [C.C.S.F] y las Cooperativas de Producción Agropecuarias [C.P.A], que constituyen la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños [ANAP]. Esta asociación es la máxima responsable de agrupar a las familias campesinas, que no son pocas, en todo el país y de orientar que la tarea principal del campesinado en cuba, es la de producir para el pueblo. Este sector, pese a toda la deficiencia existente por quien es Cuba en el mundo y otro buen poco debido a la negligencia, incompetencia y corrupción en los organismos superiores, han logrado mantener la producción agropecuaria por encima del sesenta por ciento, mientras que el sector estatal no sobre pasa el treinta por ciento. Mucho más elevado es el por ciento de los trabajadores del sector privado, lo que no existe es la voluntad política de reconocerlo, más bien, lo que deben vivir en la constante zozobra de más y nuevas regulaciones que estrangulan el desarrollo necesario de dicho sector.
Fácil de manipular las estadísticas resulta en muchos casos, debido a que existen otros medios de producción cooperativas, como es el caso de las Unidades Básicas de Producción Cooperativa [U.B.P.C] Y el sistema de fincas estatales dirigidas por la empresa del Ministerio de la Agricultura, TRES PICO. Esta empresa fue creada por el estado cubano, después de la destrucción del famoso cordón de la habana, con grandes extensiones de excelentes tierras sembradas de árboles frutales como mango, aguacate, café, entre otros y que el estado no aceptó bajo ninguna condición que le fuera entregadas a los anapistas en la capital. Además, de otras empresas estatales como Labiofam, que cuentan con una red de fincas con suelos de excelente calidad para los cultivos, que permanecen la mayor parte del tiempo útil para su explotación, ociosas o deficientemente explotadas.
Por lo que una buena opción para los dirigentes de la administración central del estado en los diferentes niveles, es la de subarrendar estas fincas a particulares que desean vivir en la capital con la capacidad de hacerlas producir. Este sistema de fincas funciona semejantes al latifundio, mientras produzcan, pueden vivir y hacer uso del lugar.
El resto de los trabajadores por cuenta propia, surgen como una derrota política sufrida por el estado cubano, después del derrumbe del campo socialista. Eran empleos subsidiados que un día el proceso revolucionario creo para demostrar que en Cuba, cada cubano tenía garantizado un empleo, un salario, una canasta básica, además, la educación y la salud gratuitas.
Realmente, la opción no existía. Aquellos empleos debían dejar de existir, porque la revolución no podía continuar con esta modalidad de empleos subsidiados, como dijo el mismo Presidente Raúl, públicamente, durante el desarrollo del congreso del partido comunista. Con el supuesto perfeccionamiento empresarial, unos dos millones de trabajadores quedaron sin empleo. Para ellos y, con regulaciones cambiantes, se creó la opción del trabajo por cuenta propia.
Una transformación radical en todos los cubanos, se dio a lugar. Muchos optaron por abandonar sus empleos no afectados por el estado y se lanzaron aventurarse hacia lo desconocido. Muchos fracasaron en sus proyectos perdiendo toda la inversión realizada. Al mismo tiempo que estos trabajadores desafortunados cubanos, quedaban desamparados bajo un sistema estatal legalizado, el estado cubano, comenzó a crear directrices que terminarían estrangulando el crecimiento del sector privado.
El sistema amañado del cobro de impuestos, el cobro de la ONAT, el pago para la seguridad social y la red de inspectores estatales poniendo multas a diestra y siniestra y, la extorción y el chantaje hacia los cuentapropistas, han dejado claro la verdadera voluntad política del estado cubano, de no permitir la independencia económica del pueblo de Cuba.
De la misma forma que ha impedido el desarrollo del sector cooperativo y campesino, en su capacidad de crecer mediante la explotación debida y a tiempo de las tierras y de producir para garantizar que exista alimento para el pueblo todo el año, también así, han trabajado en la asfixia total de la economía y el desarrollo del pueblo trabajador. En una carrera contra reloj, están retirándole las licencias con cualquier pretexto, negando la posibilidad a que nuevos empleos surjan y, ahora está claro y manifiesto, que el trabajo por cuenta propia, es un error.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s