La ley de peligrosidad social.

 

Por Alexis Pérez Lescailles
Periodista Independiente

Se dé un pesar profundo
Entre las penas sin nombre
La esclavitud de los hombres
Es la gran pena del mundo.
José Martí

Con la excepción como regla y solo en parte. Podemos encontrar en la Cuba castro-comunista la ley No. 1289, o el Código de Familia. La cual ha sufrido modificaciones muy interesantes a tenor de las pretensiones macabras del régimen. Esta ley fue puesta en vigor por el poder ejecutivo de consejo de ministros cuando Osvaldo Dorticos Torrado era el presidente de la república de Cuba. Ya obsoleta pero no derogada, es la única que respeta el orden jurídico del derecho internacional y los derechos ciudadanos.
De aquí en lo adelante todas las legislaciones se inclinan a lo arbitrario y violar de los derechos humanos. Y se debe a que era imprescindible crear ordenamientos jurídicos que respaldaran en todas sus partes los planes de lo que termino siendo la dictadura más antigua en el mundo occidental. Y a su vez cuenta con el aparato represivo más sofisticado que haya existido jamás.
Podemos observar con más énfasis el tema del código penal cubano. Ya que es del que más se habla. Pero esto viene siendo un efecto más bien psicológico. Por el no puede funcionar sino, con la ayuda de la ley de procedimiento penal, ley No 5. Que es la que establece el cómo, el cuándo y por qué. Es la que muestra como llevar a cabo un proceso judicial. Ni hablar de otras como la ley No 88, o, ley mordaza. Que es el colmo de lo más inconcebible. Por otra parte se puede mencionar la ley No 22. Ley de los delitos militares, que entre ello regula el servicio militar obligatorio a los jóvenes con edad de estar realizando el bachillerato y la universidad.
Pero en Cuba solo la materia penal no es la que deja mucho que decir. Mil veces más, nociva, sutil, desgarradora y hueca. Es la ley No 7. Ley de procedimiento civil, administrativo y laboral, junta y complementariamente con el código civil cubano. Derivado de estas, también está la ley general de la vivienda con la que torturan al pueblo y le dé comisan los bienes. Y todo esto sucede con la anuencia de las propias leyes que luego no te dan la opción de apelar las decisiones arbitrarias de los que administran la ley.
De la Constitución castro-comunista de 1976, es mejor no hablar. Pienso que el tiempo no se debe de malgastar tan inútilmente. Hasta el código de ética judicial, que tiene una jurisdicción más limitada, da asco. Como la ley No 70 de los tribunales populares. Estas hasta horas mencionadas son las que mayor peso tienen en cuanto a la legalidad ´´socialista´´ pero todas responden a la máxima de la. Constitución y las leyes. Como si no se tuviera en cuenta un pensamiento del prócer que dice.
Pone la honra vallas que ningún Código salva.
He aquí la Ley Suprema legislador de legisladores
Y juez de jueces.- la conciencia humana.
José Martí
Otras leyes que dejan mucho que desear, es la ley de las ilegalidades. Que retorcida y manipulada a caprichos bien enfocados a un solo motivo. El de crear regionalismo e impedir que los ciudadanos cubanos gocen del privilegio de andar como dijera el poeta. Yo quiero andar por mi país dueño de cuanto hay en él. Claro que se refería a otra cosa el poeta. Pero se olvidaron de que cuando lanzaron el bumerán, esperar por su regreso, para que no le partiera la cara. A tenor de esta ley han destruido familias enteras, destruido miles de casas y detienen, encarcelan y deportan como a criminales a personas a sus provincias y lugares de residencias. Y son multados y controlados con antecedentes policiacos.
También la ley de peligrosidad social, prevé y sanciona en. Ley No. 62 el Código penal.
Libro No. 1, Títulos XI, EL ESTADO PELIGROSO Y LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD. Del capítulo No. I, EL ESTADO PELIGROSO. Artículos No. 72, 73 y 74.
ARTICULO 72. Se considera estado peligroso a la especial proclividad en que se halla una persona para cometer delitos, demostrada por la conducta que observa en contradicción manifiesta con las normas de la moral socialista.
Y, cual es la moral de la sociedad socialista. Porque no hay regímenes más inmorales que los de corte comunistas. Bien.
ARTICULO 73. 1. El estado peligroso se aprecia cuando en el sujeto concurren algunos de los índices de peligrosidad siguientes.
A. L a embriaguez habitual y la dipsomanía.
B. La narcomanía.
C. La conducta antisocial.
2. Se considera en estado peligroso por conducta antisocial al que quebranta habitualmente las reglas de convivencia social mediante actos de violencia, o por otros actos provocadores, viola derechos de los demás o por su comportamiento en general daña las reglas de convivencias o perturban el orden de la comunidad o vive, como parasito social, del trabajo ajeno o explota o practica vicios deplorables socialmente.
ARTICULO 74. Se considera también estado peligroso el de los enajenados mentales y de las personas de desarrollo mental retardado, si, por esta causa, no poseen la facultad de comprender el alcance de sus acciones ni de controlar sus conductas, siempre que estas representen una amenaza para la seguridad de las personas o del orden social.
Yo, doy fe de todo esto. Porque represente al pueblo de Cuba y en especial al sector cooperativo y campesino, como Juez en el sistema de tribunales populares durante 10 años. Fui expulsado por mi actitud contestataria al régimen castro-comunista. También de la carrera de derechos.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s