La desobediencia civil como método de lucha.

 

Por Alexis Pérez Lescailles
Periodista Independiente

Desobediencia civil se define como el acto de desacatar una norma de la que se tiene obligación de cumplimiento. La norma que debería obedecerse es, por lo general, una norma jurídica, o en todo caso cualquier norma que el grupo en el poder considera investida de autoridad en el sentido de que su transgresión acarreara inevitablemente un castigo. La desobediencia puede ser activa o pasiva. El término “civil” hace referencia a los deberes generales que todo ciudadano debe reconocer, legitimando así el orden legal vigente. En otras palabras, “civil” indica que el objetivo principal de la desobediencia es traer cambios en el orden social o político que afectarían la libertad de los ciudadanos.

La desobediencia civil puede definirse como “cualquier acto o proceso de oposición pública a una ley o una política adoptada por un gobierno establecido, cuando el autor tiene conciencia de que sus actos son ilegales o de discutible legalidad, y es llevada a cabo y mantenida para conseguir unos fines sociales concretos”. Para que un acto se clasifique como de desobediencia civil, se necesita que la acción se haga públicamente, que sea ilegal o que así lo clasifique el poder, y que al mismo tiempo quien cometa el supuesto delito esté consciente de sus acciones y motivos.

La desobediencia civil es una forma de disidencia política consistente “en una quiebra consciente de la legalidad vigente con la finalidad no tanto de buscar una dispensa personal a un deber general de todos los ciudadanos, sino de suplantar la norma transgredida por otra que es postulada como más acorde con los intereses generales. Intereses que, no obstante, han de ser identificados a través de un procedimiento democrático de formación de la voluntad”.

Los actos de desobediencia civil buscan no la afirmación de un principio en la esfera privada, sino una llamada de atención a la opinión pública sobre el hecho de que una ley o política sancionadas por las autoridades están conculcando un principio de índole moral. En adición, “la desobediencia civil se debe dar a conocer a los representantes de orden público de una manera que se sientan identificados sobre la cuestión por la que van a luchar y sus fines deben ser públicos y limitados. Su objetivo manifiesto no puede ser el beneficio particular o económico; debe guardar cierta relación con una concepción de la justicia o del bien común.”O para la adopción de las decisiones colectivas”.

En primer lugar, el término “civil” hace referencia a los fines perseguidos por los activistas: son fines políticos, de cambio social. La desobediencia civil es una acción deliberada e intencional. El progreso moral o político se percibe como la consecuencia, como el efecto buscado por los desobedientes. Y para ello es lógico que los activistas utilicen las tácticas y estrategias que mejor se ajusten a sus fines. Pero esta pretensión de cambio se enmarca en el reconocimiento de los deberes generales del ciudadano en una sociedad libre. La desobediencia civil no es revolucionaria, ni pretende imponer su criterio a la mayoría, sino que respeta las reglas democráticas de cambio político.

En segundo lugar los desobedientes actúan por motivos morales. Consideran que las normas que rechazan son normas arbitrarias u odiosas, que repugnan a la conciencia del ciudadano. La desobediencia civil es una expresión de responsabilidad personal por la injusticia, refleja el compromiso de no colaborar ni someterse a prácticas y normas injustas.

En tercer lugar, la desobediencia civil es siempre pública y abierta. Los activistas buscan influir no sólo en sus gobernantes, sino también (y sobre todo) en la opinión pública. Por ello la desobediencia civil suele ser, asimismo, colectiva, y no individual. La publicidad es un medio de persuasión, y no de coacción.

En cuarto lugar, los desobedientes están dispuestos a asumir las consecuencias legales de sus actos, y a aceptar el castigo previsto para ellos. Quien acepta pacífica y disciplinadamente la sanción que conlleva su comportamiento ilegal está afirmando con ello su respeto por el conjunto del ordenamiento constitucional y por las reglas del juego democrático. La aceptación voluntaria del castigo sirve, además, para diferenciar la desobediencia moralmente motivada de la infracción interesada u oportunista.

En quinto lugar, la desobediencia civil es pacifica y no violenta. Esta condición debe entenderse como una voluntad de minimizar los daños y de restringir el uso de la fuerza en todo lo posible. El uso descontrolado y masivo de la fuerza física es incompatible con la desobediencia civil.”Los actos de desobediencia civil son parte de un estado de derecho democrático que se desarrollan en sociedades maduras”, que logran crear conflictos dejando saber que las leyes e instituciones que están establecidas legalmente pueden fallar en algún momento. Esto abre espacio a la creación de interpretaciones distintas a las existentes. Desde la perspectiva de la desobediencia civil, es discutible la opinión de que todo acto que vaya en contra de la ley es siempre un acto ilegal que merece ser castigado.

Rasgo característico de la desobediencia civil es su ejecución de forma consciente, pública, pacífica y no violenta, manteniendo una actitud de protesta contra la autoridad con el fin de rectificar los errores que ésta haya cometido, a juicio de quienes protestan. En un sistema democrático, el desobediente civil viola la norma como medio de apelación a la mayoría para que ésta rectifique, aunque siempre recurriendo, en la expresión de la protesta, a los mismos principios constitucionales a los que la mayoría recurre para legitimarse. En el marco de sistemas no democráticos, la desobediencia al derecho con motivación política se hace, más bien, al amparo del derecho de resistencia

Durante el marco histórico de la humanidad se presentan tres desobedientes ilustres. Estos son Henry David Thoreau en Estados Unidos; Mahatma Gandhi en India y Nelson Mandela en Sudáfrica. Los tres tenían en común el fin de articular sus discursos y asumirlos como ejemplos de participación política y como movimientos de cambio social, tanto en sociedades no demócratas e incluso demócratas, como en sociedades democráticas mas no consideradas legítimas.

EL Hindú Mahatma Gandhi usó esta estrategia en la India, siendo ésta todavía una colonia del Imperio Británico, con el objetivo de lograr la independencia de forma no violenta. Gandhi llamó a boicotear al gobierno colonial inglés, mediante huelgas, movilizaciones y violando la autoridad impuesta, con el objetivo de mostrar que de manera pacífica obtendrían mejores resultados que con la violencia, en donde la superioridad de los ingleses aplastaba cualquier lucha armada. Otra personalidad destacada en la práctica de la desobediencia civil fue Martin Luther King, líder del Movimiento por los Derechos Civiles, quien predicaba la transgresión pública de las leyes racistas impuestas en su país, Estados Unidos, contra los afroamericanos.

Un minuto de silencio

 
Por Alexis Pérez Lescailles
Periodista Independiente

Un minuto de silencio, es dedicado a la vida y obra de una de las figuras más icónicas del mundo contemporáneo en Cuba. Se trata nada más y nada menos, que la del Comandante Huber Matos. Recientemente, muchos cubanos desde todas las partes del mundo rindieron un muy merecido homenaje a este ilustre patriota cubano, que lucho por la democracia y el respeto a los derechos humanos, pisoteados por más de cincuenta y ocho años, por la dictadura castro-comunista.

Este suceso se dio lugar en la sede de la biblioteca independiente José Martí, situada en el reparto capitalino Capdevila, del municipio Boyeros, de la Habana. Periodistas independientes, blogueros y bibliotecarios, consagraron este minuto en conmemoración al aniversario de la desaparición física de este gran hombre. Quien no abandono su lucha hasta no habernos dejado un claro legado, de que él fue quien dijo ser, y no, lo que su verdugo, el tirano Fidel Castro, quería hacer creer.

Un taller sobre la ley electoral cubana, a candidatos a delegados opositores al régimen de los castros, fue el escenario perfecto. Mientras que el activista Madrazo Luna, quien es miembro de la red de facilitadores electorales, con sus siglas ´´redfe´´, impartía la metodología que deben usar los candidatos ha delegado de circunscripción a las elecciones para el nuevo mandato de dos mil diez y ocho, se dedico un minuto de silencio a todas las víctimas de la dictadura.

Ya, hoy si lugar a las dudas, todo un pueblo sabe quién es Huber Matos. La historia deja claro que este hombre ceñido de inmortalidad, pasa a los anales de la historia, al lugar diseñado solo para los grandes. Mientras que el traidor de Fidel, pasa como ese personaje negativo que fue, el comandante Matos, recién comienza a vivir en el corazón de su pueblo. Más de cincuenta y ocho años de intentos fallidos, no lograron arrancar al patriota, de su patria. Hoy, más que nunca, vive entre nosotros.

El resultado final, más claro ni el agua. Mientras que los cubanos hastiados de, aborrecemos todo aquello que fue y que representa al opresor de su pueblo, Fidel Castro. Para el comandante Huber Matos, solo quiero hacer recordar las notas de nuestro Himno Nacional, cuando dice. ´´No temáis una muerte gloriosa, que morir por la patria es vivir´´. Y, otra vez dice. Al combate corred bayameses que la patria os contempla orgullosa.´´

Hasta siempre, comandante Huber Matos, le ganaste la partida al tirano.